martes, 8 de septiembre de 2020

El indecente olvido de los niños que padecen patologías crónicas, de la población de riesgo infantil y juvenil.

A veces suceden cosas que no te esperas, cosas como que un país olvide que entre sus niños hay población de riesgo que, ante una situación de pandemia como la que vivimos, necesita protección especial; no, sinceramente no me lo esperaba pero eso no es lo peor, lo peor es lo que está sucediendo a continuación de este olvido a nivel POLÍTICO, PERIODISTICO Y DE ASOCIACIONES MÉDICAS.

LA GESTIÓN POLÍTICA
Que se reunan los consejeros de edudación (no sé si también los de sanidad) con los ministros de Educación y Sanidad, acuerden las líneas generales de los protocolos de vuelta al cole y olviden que entre los niños hay población de riesgo es ya para pedir su dimisión; que después de eso y ante las diferentes actuaciones de algunos padres y asociaciones no se molesten ni tan siquiera en responder ni dar explicaciones a la razón de este olvido ni solventarlo... juzguen ustedes. Porque no, nadie responde en el Ministerio de Educación ni en la Conserjería de Sanidad de Madrid (hasta donde he podido saber, en el resto de Comunidades Autónomas están igual) y no solo nadie responde ni da explicación alguna sino que tampoco hay periodista que se la pida...

 


PERIODISMO
Que los periodistas no se hagan eco de los padres de niños con patologías crónicas que pedimos que se valores específicamente la vuelta al cole de nuestros hijos por ser profesión de riesgo me parece triste pero, si la cosa va por cuotas, lo cierto es que por suerte los niños que padecen patologías son pocos; ahora bien, cuando ves que se hacen eco una y otra vez de lo que llaman padres insumisos la cosa empieza a incomodar de veras. ¿Insumisos? alguno habrá porque de todo hay en todas partes siempre, hay incluso antisistema! ahora bien ¿me consideran a mi insumisa por pedir que se arbitren medidas de protección más allá de las habituales para evitar que mi hijo, que padece una patología previa, se contagie? ¿me consideran a mi insumisa después de llevar meses ¡MESES! escuchando a Fernando Simón hablando de las personas mayores y los que padece patologías crónicas como los más afectados por el COVID-19?

 


ASOCIACIONES MÉDICAS
Me supo a poco que desde la Asociación de Diabetes de Madrid me confirmaran que habían enviado una carta a la Conserjería de Sanidad de Madrid solicitando medidas para la población de niños con diabetes, me supo a poco que me dijeran que no han recibido respuesta y no haber visto a ninguno de sus miembros en los  medios de comunicación tratando de dar visibilidad al asunto. Pero eso no es nada en comparación con lo que he sentido cuando he visto un informe de la Asociación Española de Pediatría que dice que que los niños con diabetes no tienen más riesgo de contraer la COVID-19 y apoyan la falta de medidas específicas de protección para ellos; lo último que contaba tener que hacer es explicar a pediatras y endocrinos infantiles lo siguiente:

No, al menos según la información de la que se dispone hasta ahora, los niños con diabetes no tienen más probabilidades de contraer la COVID-19 que los niños sin patologías previas; ¿tienen acaso más probabilidades de contraer la gripe? no, no las tienen... en cambio a ellos se los vacuna y a los niños sin patologías no se les pone esa vacuna ¿por qué? PORQUE EL PROBLEMA NO SON LAS PROBABILIDADES DE CONTRAER EL VIRUS SINO EL EFECTO QUE EL VIRUS PODRÍA TENER EN ELLOS DADO QUE PADECEN UNA PATOLOGÍA PREVIA!!!. Por eso se los considera población de riesgo igual que las personas mayores, y por eso, porque son población de riesgo, los abuelos no deben acercarse a los colegios en cambio los niños con patologías previas, que también son población de riesgo... no hay lugar más seguro que los colegios, dicen Celáa, Crespo Osorio y demás Consejeros de Educación.


 

¿Creen que esto es todo? ¡no! hay más: la solución que se nos ofrece a los padres de niños con patologías es que hablemos con sus pediatras, que sus pediatras nos hagan un informe y lo presentemos en el colegio; una sobrecarga de trabajo para médicos y profesores que en lugar de contar con un protocolo claro de qué hacer y no hacer con los niños que padecen patologías crónicas se van a encontrar con un montón de informes médicos cada uno diciendo lo que el médico correspondiente considera oportuno. O no. No al menos en el caso de los niños con diabetes tipo 1 porque, dado que la Asociación Española de Pediatría dice que los niños con diabetes no tienen más probabilidades de contraer el virus que los niños sanos, ellos, salvo en niños con diabetes muy mal controladas, no harán ningún informe.

Y llegados a este punto el problema está donde siempre estuvo, en los padres, la responsabilidad es nuestra, eso sí, nuestras alternativas son dos: o convertirnos, ahora sí, en padres insumisos, o tomar todas las precauciones a nuestro alcance y mandar a los niños al colegio. 


La indecencia de esta situación es fácilmente comprensible por gente con un mínimo de empatía, gente en la que he de incluir a Marta Martín Llaguno, quien ha presentado en el Congreso de los Diputados una PNL y una pregunta para que se tomen medidas tanto con los niños como con los profesores que padecen patologías crónicas. Este es el único momento de luz, junto con la publicación por parte del diario ABC de una carta en la que expongo parte de esta situación, por lo demás todo es silencio administrativo y profundo desinterés por parte tanto del Ministerio de Educación liderado por Isabel Celaá, del PSOE como por parte de Enrique Crespo Osorio, Consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, del PP. 

Un apunte más que detallo por aquello de poner la tirita antes de la herida: que les harán PCRs periódicas a los niños que son población de riesgo, dicen... ¿para qué? pregunto yo ¿protege una PCR a mi hijo? si se la hicieran a sus compañeros para lograr una detección temprada de asintomáticos y los aislaran tal vez sí pero hacérsela a él no lo protege de nada, protege a sus compañeros que en caso de que mi hijo se contagie lo sabremos enseguida (suponiendo que, como se dice, sean PCRs semanales) y no convivirán con él infectado sin saberlo pero de lo que se trata, señores, es de proteger a la población de riesgo.

Y una cosa más que ahonda en mi profunda indignación: en el día de ayer le preguntaban a Fernando Simón por la distribución de los 3 millones de vacunas de COVID- 19 de las que, supuestamente, España dispondrá a finales de este año: su respuesta, aunque vaga, fue por el camino que imaginamos todos: primero se vacunará a la población de riesgo (personas mayores y con patologías, como con la gripe...). Y si no hay riesgo para los niños con diabetes, queridos pediatras de la Asociación Española de Pediatría ¿por qué serán de los primeros en ser vacunados?.


CONCLUSIÓN
Se va a someter a los niños que padecen patologías crónicas a un riesgo evidente contra su salud, si sale bien y no hay casos graves de COVID-19 entre ellos, me llamarán a mi alarmista e incluso cosas peores, ahora bien, si no es así ¿qué harán? ¿meterán a los niños con patologías afectados por COVID-19 debajo de la alfombra como han hecho con los muertos?.

No, señores no, no somos padres insumisos ni antisistema, es más, muchos ni tan siquiera pedimos que nuestros hijos no vayan al cole, pedimos que alguien tenga en cuenta que padecen una patología previa, que son población de riesgo y que con ellos, por tanto, hay que extremar las precauciones ¿cómo? pues a mi se me ocurren un par de cosas y abiertos están los comentarios para quien tenga más que aportar: reducir el tiempo de estancia en el cole (que se les de opción de semipresencialidad) y evitar los momentos sin mascarilla con sus compañeros (el comedor, por ejemplo).

No puedo dar por terminado este post, que te agradezco estés leyendo hasta el final, sin pedir ¡rogar! a Isabel Celáa, Salvador Illa, Enrique Osorio Crespo, Enrique Ruiz Escudero, Isabel Díaz Ayuso y demás consejeros de Sanidad, Edudación y presidentes de Comunidades Autónomas, así como a sus partidos y a sus apoyos parlamentarios y extra-parlamentarios (es decir A TODA LA CLASE POLÍTICA) que se revisen los protocolos de vuelta al cole y se valore de forma específica el colectivo que forman los niños y profesores que son población de riesgo, los que padecen patologías crónicas.

+

Noticia publicada en la que Marta Martín Llaguno (Cs) anuncia la solicitud de medidas de protección para niños y profesores con patologías crónicas.

Carta de una madre de un niño con diabetes tipo 1 publicada en ABC (la madre soy yo, sí).

Informe de la Asociación Española de Pediatría

No hay comentarios:

Publicar un comentario