miércoles, 13 de noviembre de 2019

¿Qué ha cambiado entre el 28a y el 10n? Todo.

Pues ya está, ya hemos vuelto a pasar por las urnas y, como era de esperar, nos hemos quedado como estábamos pero peor, con nulas opciones de formar un gobierno estable como el que pudieron formar PSOE y Cs (sumaban 180 escaños) y con opciones de un gobierno de izquierda que tendrá más pinta de radical que de progresista y que será muy inestable porque dependerá de los apoyos de taitantos partidos, algunos de ellos en guerra abierta con el la legalidad vigente. Por eso no entendí la satisfacción del PSOE en su victoria electoral, ni la del PP con haber ganado claramente a Cs... pensaba, eso sí, que debía ser yo la rara viendo la algarabía en parte de la prensa de derechas con la caída en desgracia de Rivera y los suyos y la fiesta que se montó por el mismo motivo en la de izquierdas... Eso hasta llegar al día de hoy.



Del 10n a hoy, día 13, sólo han pasado tres días pero muchas cosas que procedo a resumir en tres titulares:

- Albert Rivera hizo suyo el 'si me queréis irse!' de Lola Flores pero al revés 'si no me queréis me voy' y se fue. Así, sin más, sin solución de continuidad.

- VOX se convirtió en la tercera fuerza política en el Congreso.

- Quienes lo pusieron de vuelta perejil el domingo (a Rivera) por no dimitir ipso facto (aunque su declaración post electoral parecía dejar pocas dudas) lo volvieron a poner de vuelta y media el lunes por dimitir (ríete tú de las veletas).

- Y lo más importante: Pedro Sánchez se desdijo de todo lo dicho y firmó un preacuerdo de gobierno con Unidas Podemos.

Por supuesto mientras todo ésto sucedía los independentistas catalanes seguían a lo suyo.

Y entonces caigo en la cuenta de un 'curioso' detalle que se acentúa según pasan las horas: los medios que le negaban el pan y la sal a Pedro Sánchez tras el 28a y justificaban de cabo a rabo la negativa de Rivera a formar gobierno con Sánchez, los mismos que pedían a voz en grito que se abstuviera 'gratis', los mismos que cuando en el último momento Rivera abrió la puerta a negociar con el PSOE lo tiraron a los leones por hacerlo y por hacerlo tarde, braman ahora, al borde del infarto, para que el PP ofrezca un gobierno de coalición al PSOE.

Y yo me pregunto ¿no pudieron esos mismos poderes fácticos bramar con igual brío para que Sánchez y Rivera formaran un gobierno de coalición bajo cuyo mandato estaríamos todos durmiendo a pierna suelta? (por seguir con la metáfora del propio Sánchez, que decía que con Unidas Podemos en el gobierno no dormiría tranquilo... claro que lo decía antes del 10n).

Tengo para mi que sí pudieron y no soy la bruja Lola para poder jurarles por la gloria de mi madre que sé por qué no lo hicieron pero como ésto es un blog personal, opino:


No hubo ni media presión para que se formara el gobierno de los 180 escaños pero Cs las tuvo todas para que se abstuvieran gratis, del mismo modo que Sánchez tenía las suyas para no formar gobierno con Podemos y entre unos y otros nos mandaron todos a las urnas pero está claro que algo no salió como esperaban; creo que la caida de Cs sí la esperaban, es más, que la alfombraron (con la ayuda inestimable de los errores estratégicos que cometió Rivera) a golpe de encuestas y vaya usted a saber qué más pero la sorpresa llegó cuando de esa caída no se benefició nada el PSOE y poco el PP, se benefició VOX y la abstención, con eso me temo que no contaban.

Llegados a este punto del análisis me pregunto de nuevo por qué no hubo presiones para que se formara el lógico gobierno de coalición entre PSOE y Cs que pedían las urnas en abril, dicho de otro modo, por qué sólo lo pedían las urnas y los demás silbando (el primero Sánchez que decía que las urnas pedían un gobierno progresista y no hubo un periodista, un medio, un político, un empresario... nadie que le dijera (al menos que yo oyera) que estaba mirando mal los resultados, que lo que pedían las urnas era el gobierno de 180 escaños por mucho que en su sede cantaran 'Con Rivera no').

Pues bien... creo que lo que sucedía es que realmente nadie quería aquel gobierno, la derecha quería Cs en su bando -prietas las filas que decía aquel- y por la izquierda el PSOE quería acabar de comerse a Podemos al que ya había llevado de los 60 escaños a 42 (ahora 35) y entonces se hizo realidad lo que algunos advertían, las elecciones las carga el diablo...

Y ahora, los mismos que querían prietas las filas en la derecha le piden a Casado que haga lo que no quisieron pedirle a Rivera, ofrecer el gobierno de coalición a Sánchez y por la izquierda los que no querían un gobierno con la izquierda radical dentro le piden lo mismo a Casado.

Pero ¿saben qué? creo que es imposible, tan imposible como lo fue el gobierno de coalición con Rivera porque el PSOE tiene dentro al PSC que es un partido pseudonacionalista y una cintura magnífica para entenderse con los partidos nacionalistas por extremistas que estos sean (gobiernan incluso con la abstención de Bildu en Navarra), era impensable que Rivera se tragara ese sapo ni tan siquiera por la vía de la abstención porque su único aval político era el constitucionalismo frente al nacionalismo que lo llevó a crecer desde Cataluña ¿es posible que se lo trague Casado? Tengo para mi que no pero como no sé (y si soy sincera les diré que no quiero saber) lo que se mueve tras las bambalinas del teatro político que vivimos ni cuales son realmente las manos que mecen la cuna... quien sabe.

Sí diré una cosa: estamos donde el bipartidismo nos ha traído, para bien y para mal, tanto PSOE como PP han sido partícipes (no sólo cómplices, partícipes) de la delegación de competencias a unas autonomías que sin esa gasolina no serían hoy como son, por eso PP y PSOE resultan muy poco atractivos para quienes sabemos cómo se las gastan los nacionalistas...

Y para quienes se suben a esa crítica y pretenden derruir el edificio entero de las autonomías en lugar de reformarlo manteniendo su estructura original, termino con una frase de doña Emilia Pardo Bazán:


'Si me preguntasen cómo podrá España seguir existiendo, qué hacer para conseguirlo, diré que lo primero instruirse, lo segundo instruirse, lo tercero instruirse y después desenvolverse con arreglo a su naturaleza y con variedad y liberdad, reconociendo, respetando, cultivando la intimidad de cada región'. Hay tarea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario