lunes, 23 de septiembre de 2019

Infancias robadas con conocimiento de causa.

No se lo que pensarán ustedes al leer la frase 'infancias robadas' (que lo son siempre con conocimiento de causa por parte de quienes perpetran tal acto), a mi me rebotan en la cabeza diferentes imágenes truculentas, algunas terribles en fondo y forma como la de los niños soldado, niños que huyen de la guerra o niños que se mueren, literalmente, de hambre; pero entre esas se cuelan otras imágenes no sé si más sutiles pero sí menos dramáticas en apariencia y se resumen en una frase que hoy mismo ha pronunciado Greta en las Naciones Unidas: me están robando la infancia. Y tiene razón, se la están robando, el problema es que se equivoca al señalar al ladrón.

Imagen: XLSemanal

 A Greta, y a todos los niños que alentados por su activismo siguen sus pasos, le está robando la infancia quien permite que el temor al fin del mundo por el cambio climático se adueñe de su miedo y le está robando la infancia quien la alienta a no comportarse como una niña aplaudiendo su iniciativa de saltarse el colegio; no voy a entrar a juzgar si la causa es justa o no porque no soy científica ni pretendo serlo y porque cada vez que oigo 'los expertos confirman...' me entra urticaria ¿expertos en qué? no soy negacionista ni tampoco tengo fe en lo que 'los expertos confirman...', lo que sí sé es que como adulto es mi responsabilidad, al menos en mi ámbito de actuación, que no se le robe la infancia a los niños...

Greta no debería ser activista porque no debería tener miedo al cambio climático, ni ella ni todos los niños que se están postulando ahora como salvadores del mundo; alguien debería explicarles que antes de tomar partido y acción por cualquier causa deben conocerla, tener los conocimientos suficientes para tomar una decisión consciente y no convertirse así en banderas que otros ondean a su antojo; a los niños, tanto a los que se muestran temerosos por los asuntos del clima como a los que no, habría que enseñarles que a salvar el mundo se empieza por lo más cercano, es decir, cuidando el entorno, algo que va desde el reciclaje hasta plantar un árbol pasando por no malgastar papel o no encender luces cuando no es necesario, por poner algunos ejemplos.

Los niños tienen derecho a ser niños y permitir que se conviertan en activistas es negarles ese derecho, no lo digo yo, lo dijo la propia Greta cuando afirmó en la ONU que le estaban robando la infancia... se la roban quienes estaban sentados frente a ella aplaudiéndole, alentándola a seguir siendo más activista que niña.

A mi personalmente me encantaría ver a menos activistas y a menos expertos y a más científicos hablando del cambio climático, me encantaría entender qué está pasando o escuchar al menos a gente que sabe de verdad de la materia pero de eso no veo absolutamente nada en la televisión, sólo veo activistas, ecologistas, negacionistas y niños a los que se les roba la infancia... Y me parece que como sociedad, qué quieren que les diga, dejamos bastante que desear.

¿Saben? hace unos días me decían en twitter que qué tenía de malo que una niña, basándose en lo que dice gran parte de la comunidad científica, asumiese la defensa del medio ambiente, pues bien, la respuesta la ha dado la propia Greta, tiene de malo que se le roba la infancia... Y eso sucede porque nos pasa como al hijo de Benjamin Button o a su esposa ¿han leído el cuento o al menos visto la película? háganme caso, lean el cuento, es breve y lo encontrarán gratis en internet (el curioso caso de Benjamin Buttoon, de Francis Scott Fitzgerald); el caso es el que el bueno de Benjamin nació anciano y según fue cumpliendo años fue rejuveneciendo y ¿saben qué? su mujer primero y su hijo después le regañaban por comportarse de un modo impropio para su edad real, no veían lo evidente, que esa evolución no era algo elegido por Benjamin, no veían lo que tenían delante de sus narices, que el pobre Benjamin estaba haciendo el camino inverso y que no era en absoluto su decisión, no lo veían, y lo tenían delante de sus narices convertido en un bebé de 80 años...

A veces nos ocurre eso, creo que no vemos lo evidente, o no queremos verlo... pero, fíjense, en esta ocasión ha sido la propia Greta, animada por tantos, la que ha dicho lo evidente: le están robando la infancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario