sábado, 7 de septiembre de 2019

Dicen que los libros de texto son un fake... ¿y la educación bilingüe?.

Se nota que estamos en días de vuelta al cole porque, además de hablar de la necesidad de haya más mujeres que opten por cursar estudios de ciencias, nos acordamos también de las manipulaciones y omisiones, cuando no mentiras flagrantes, que pululan por los libros de texto que utilizan nuestros niños en los colegios. Yo, si me lo permiten, sonrío porque acordarse de eso ahora no es ni recordar a Santa Bárbara cuando truena, sino cuando jarrea horas después de la tormenta. Claro que nunca es tarde si la dicha es buena... (qué completo el refranero popular ¿verdad?) aunque mucho me temo que la dicha no será buena ni mala, simplemente no será porque no veo intención alguna de que haya cambios en ese sentido, entre otras cosas porque se me antoja imposible acometer cambios en los desmanes de las comunidades autónomas en educación sin devolver al Ministerio de Educación las competencias que algún iluminado le quitó hace décadas y porque, dicho sea de paso, Celáa (PSOE) tiene tanta pinta de estar por la labor como yo de pasarme al macramé.


Y en estas estaba yo cuando sale el Vicepresidente de la Comunidad de Madrid (PP y Cs) y anuncia con gran orgullo y satisfacción que las escuelas infantiles, como los colegios, también serán bilingües... Dicen que de ilusiones también se vive y me pregunto si del mismo modo que alguien tuvo la valentía de denunciar los desmanes que se están permitiendo en los libros de texto alguien hará acopio del valor suficiente para denunciar la inmensa cortina de humo que son esos que llaman 'colegios bilingües'. Será probablemente dentro de tantas décadas como llevan los libros de textos hecho un cisco cuando alguien lo comente... pero para que no digan que nadie se lo advirtió, aquí van algunas explicaciones.

Vaya por delante una advertencia (a modo de tirita previa a la herida, sí): soy filóloga y tengo un hijo de 11 años al que tengo tan frito con eso de ver series y películas en inglés como con la santa obligación de dedicar un mínimo de media hora al día a la lectura; y por eso, porque soy profesora de inglés aunque mi vida profesional haya ido por otros caminos y porque tengo un hijo en edad escolar, comparto lo que sé al respecto de la educación supuestamente bilingüe de nuestros hijos.



Lo primero que destacaría es el triple salto mortal que se trata de dar al pasar de una EGB en la que no se comenzaba a estudiar inglés como una asignatura más hasta los 11 años (sexto de EGB, hoy último curso de primaria) a una educación bilingüe ¿a nadie se le ha pasado por la cabeza lo imposible del proyecto teniendo en cuenta que los mismos profesores que imparían EGB y a los que nunca se les exigió ni tan siquiera una mínima formación de inglés son los que tienen que hacerse cargo ahora de una educación supuestamente bilingüe?. Sólo ese dato debería ser suficiente para que nos diésemos cuenta de que los colegios bilingües que se han multiplicado como setas no son tal, no pueden serlo.

El segundo dato real y realista que nos debe hacer cuestionarnos las bondades de la educación bilingüe tiene que ver con la ausencia del inglés en nuestra vida diaria y aquí la noticia: es una quimera que un niño pueda recibir una educación bilingüe viviendo en un ambiente que no es bilingüe sin que eso afecte a su nivel educativo en su conjunto. A ver que me explico... ¿de verdad pensamos que un niño que en su casa, en el parque y con sus amigos sólo habla castellano va a asimilar materias que le son impartidas en un idioma que no es el suyo con la misma solvencia que si le hablaran en perfecto castellano? La respuesta es no.

La imposibilidad de llevar adelante el proyecto sin un programa de prejubiliación masiva de profesores (no me hablen de los cursos de 'reciclaje' que han recibido algunos para aprender inglés y poder ser profes bilingües que salto por la ventana... (y vivo en un quinto, tengan piedad)) y la inconveniencia de hacerlo dado el menoscabo que sufriría el nivel general de los alumnos en todas las materias que les serían impartidas en una lengua que no es la suya debió ser suficiente para quemar en una pira todos los carteles de 'Colegio Bilingüe' de la Comunidad de Madrid porque ni son bilingües, ni pueden serlo ni deben serlo.

Y ahora me dirán ¿y qué hacemos? ¿nos olvidamos del asunto y tratamos de entendernos con el mundo sólo en castellano? ¡¡POR SUPUESTO QUE NO!! que la educación bilingüe sea un fracaso para una gran mayoría de los alumnos que no llegan más que a defenderse en inglés (unos con más soltura que otros) pagando un alto precio con su bajo nivel en otras materias no significa que no hubiese que hacer nada, es más había que hacer mucho y todavía hay que hacerlo pero, y aquí viene lo bueno, la solución a este enigma no está sólo en el colegio.

Un ejemplo muy sencillo ¿a que nadie recuerda cómo aprendió a hablar? ¿a que nadie aprende a hablar en su lengua materna estudianto gramática ni sintaxis? se aprende escuchando y hablando, por eso era importante incrementar las horas de idiomas en los colegios, sí, por eso era importante que llegasen profesores nativos a los colegios, sí, por eso es importante que los niños vean películas sin doblar, sí, por eso es importante que cuando buscamos un campamento de verano para nuestros hijos sea 'bilingüe' no porque les den clases de inglés sino porque las actividades habituales del día a día del campamento se organicen en inglés, sí.... Y por eso sería una gran idea que el inglés comenzase a tener una presencia más importante en nuestra sociedad y no sólo en los colegios, no hay que hacer el pino puente, no se preocupen, basta con que para ver una película en versión original en el cine no haya que ir al cine a deshoras, entre semana o en una sala que han abierto donde Cristo dio las tres voces, por poner un ejemplo.

Verán, cuando nos hablan de la educación bilingüe y trilingüe que se imparte en otros países, olvidan decirnos que son países bilingües y trilingües, cuando un niño holandés recibe clases en inglés o en francés o en almenán, ya habla esos idiomas y ese no es nuestro caso; tampoco nos dicen que un niño holandés aprende inglés, francés y alemán (o al menos alguna de esas lenguas) porque en Holanda tienen claro que en holandés no van más allá de la puerta de su casa y del parque del barrio mientras que en España hablamos uno de los idiomas más hablados del mundo, y eso no evita que en algunas regiones se trate de convencer (y se convenza!) al personal de que lo mejor que les puede pasar es hablar un idioma con el que no van a ir más allá de la puerta de su casa y el parque del barrio y llevar a gala hablar poco y mal ese idioma que sólo hablan 500 millones de personas en el mundo, el castellano...

Sólo una reflexión final: la educación es la base y la esencia de una sociedad, el único camino para crear una sociedad de ciudadanos libres e iguales, si descuidamos la educación estaremos descuidando el futuro mismo de esa sociedad, estaremos maniatando a los adultos que son hoy niños, negándoles oportunidades que pudimos darles.



Aquello de 'sin inglés e informática no se va a ninguna parte' es un dicho muy viejo y muy escaso hoy en día... el inglés se aprende y la informática también, lo que no se aprende a los 20 ni a los 30 son habilidades como la comprensión lectora, por poner un ejemplo, no se aprende en seis meses ni con clases magistrales porque la comprensión lectora se adquiere leyendo desde niños y ¿a que no saben qué? con una mala comprensión lectora no se va a ninguna parte...

No hay comentarios:

Publicar un comentario