miércoles, 25 de septiembre de 2019

A mi, con la edad, se me van cayendo hasta los referentes...

Con la edad a los hombres se les suele caer el pelo, a las mujeres también pero menos, se nos caen más otras cosas, como diría Lina Morgan (que no podría hacer hoy muchos de los chistes con los que hizo reir a generaciones enteras en el Teatro La Latina)* ¡cómo se estropean los cuerpos! lo malo es que no sólo son los cuerpos, también las cabezas y al tiempo que se nos cae el pelo y lo que no es el pelo se nos caen también los referentes, por no hablar de los mitos, que de ellos no queda ya ni rastro.

¿Y qué referentes? os preguntaréis... supongo que a cada cual los suyos, a mi me han decepcionado muchos, Amenabar, al que admiraba, me parece hoy un pan sin sal diciendo cosas como que la España de hoy es la que ideó Franco cuando llevamos más de 40 años de gobiernos democráticos y no-sé-cuántas leyes nuevas, algunas incluso de las que cambian el estilo de vida de la gente; lo del Premio Nobel es peor, más que decepción lo que me da ya es vergüenza ajena ¿os acordáis del Premio Nobel de la Paz a Obama por nada, a modo de premio preventivo? tampoco me gustó el Nobel de Literatura para Dylan, y mira que me gusta Dylan pero como músico ¿cómo poeta? no seré yo quien le niegue un ápice de talento pero ¿de verdad tiene más talento literario Dylan que Murakami? ¿de verdad? ¿me lo pueden jurar sin mentir? si no han leído a Murakami no vale responder a esta cuestión. Y luego está la ONU, que merece un párrafo para ella sola. 


Siempre me gustó, conceptcualmente, la ONU, me parecía importante contar con un organismo en el que la diplomacia de todos los países se diera cita regularmente (incluidas las dictaduras porque bastante tienen sus países con soportarlos para que encima se los borre del mapa de las Naciones Unidas, eso sí, sin ponerles alfombra roja ni aplaudirles su dictatorial proceder o actuar como si no fuésemos conscientes de ello, claro) y tratar así de poner cordura en los dislates del mundo; estaba también el Programa Mundial de Alimentos, una iniciativa que siempre me ha encantado: dar comida para salvar el presente y educación para salvar el futuro; y por supuesto todas las iniciativas relacionadas con la protección de la infancia y de las mujeres porque hay lugares en el mundo donde la vida de una mujer vale menos que aquí la de una mascota, así anda el mundo... Y entonces sucede lo impensable, lo inimaginable... Un lobby relacionado con el sector energético engrandece, subvenciones mediante, las protestas de una niña con Asperger sobre el cambio climático y la ONU no sólo no sale en defensa de esa menor a la que se está sometiendo a una presión que no soportarían muchos adultos sin Asperger, sino que se suma a los que están aprovechándose de esa niña y de la inconsciencia de sus padres. No diré más sobre este asunto porque ya expliqué mi postura aquí. Pero sí diré que la ONU, como referente, también se me ha caído...

Supongo que ésto de ir perdiendo referentes es lo que tiene hacerse mayor pero cuando pienso en mi abuela y en el modo en que la vi perder alguno de sus referentes (a ella se le cayó la izquierda entera, aquí lo explico), no puedo evitar pensar que a mi, a la edad en que la vi a ella perder sus últimos referentes, no me va a quedar más que un solar allí donde se supone que debían erguirse ellos ufanos y orgullosos... Menos mal que nos queda, al menos de momento, la libertad de pensar, hacer y decir lo que se nos ponga en las ganas mal que le pese a los que quieren decirnos lo que tenemos que pensar, hacer y decir.

+

*Igual pensáis que exagero cuando digo que Lina Morgan no podría hacer hoy muchos de sus chistes pero no lo creo, pensad en uno de los que más repetía: salía a colación en su comedia que habían violado a una mujer y ella miraba al techo del teatro (que era el cielo) y soltaba una chufla acerca de su virginidad y su poca suerte porque no le tocaba ni eso... Hoy ésto se consideraría de lo más incorrecto, tan incorrecto como tantos gags de La Vida de Brian y no, no es exagerado, hasta Boadella dice que, de haber nacido hoy, se hubiera muerto de hambre y Reverte que nunca ha visto su libertad individual tan amenazada como ahora. Tal vez deberíamos hacérnoslo mirar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario