viernes, 9 de noviembre de 2012

The Sunday Tale: El secreto mejor guardado

La noche fue larga e intensa, como solo puede serlo una velada inesperada tras compartir un vino loco amarrado para dos… pero el sonido del despertador por la mañana no los lanzó a cruda realidad alguna sino al juego del disfraz y la oportunidad porque para eso habían ambos anticipado su regreso.

Ella no podía dejar de reír al tiempo que revolvía entre su maquillaje y sus espumas para decidir cómo se despeinaba, con qué se ahumaba unos ojos de bruja y el modo de pintarse una boca y labios de mala… y es que le llegaban los ecos del salón donde él, convertido ya en un amigablemente perverso Conde Drácula, engolaba la voz ensayando tonos para su actuación de esa mañana… una invitación a sorprender a un grupo de niños…

La sorpresa y el secreto... aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario