domingo, 8 de abril de 2012

La palabra, la imagen, las ideas, las historias... Marketing.

La palabra, palabras, las que faltan en este blog que se llena de post no escritos de un tiempo a esta parte... Sucede que he decidido no faltar a la máxima que me propuse al iniciarlo: esto es un blog personal para compartir en él, y con quien quiera dedicarle un rato, lo que me ocupa y preocupa, no es en ningún caso un blog profesional de esos de publicación periódica que sí o sí ha de rellenarse de palabras los días A de cada semana. Y como ando últimamente corriendo tras la vida, así se quedó el blog, sin palabras casi un mes.

Y hoy, domingo de resurrección, resucitan en él las palabras... tengo un algo de tiempo aquí a un lado y al otro el saco de las palabras.

Palabras de doble sentido, simples y compuestas, concretas y abstractas, palabras comunes, históricas, rebuscadas e incluso vintage, también anglicismos y otros inventos, palabras de lenguas maternas y aprendidas, palabras incomprendidas, otras casi borradas de tanto uso... y palabras mágicas.

Palabras que componen historias de vida o de sueños, de ideas y ocurrencias, de anhelos y aventuras, de amor, odio y otros sentires... historias tras la que yace el alma de quien las compone palabra tras palabra, historias con objetivos diversos, quizá ninguno más allá de emocionar y conmover, que no es poco, quizá algo más...

Algo más... porque hay palabras que fingen componer historias pero en realidad componen ideas, conceptos, imágenes con el fin último de que éstas queden archivadas en nuestra memoria y sean llamadas, en forma de recuerdo, en el momento justo... Palabras que componen relatos alrededor de una marca, lo de menos es lo que se ve, un anuncio que es un corto o la belleza de una imagen, lo de más, lo que subyace a la historia, lo que las palabras esconden... la idea que acomoda en nuestro inconsciente junto al logo de la marca... y viene a nuestro yo consciente... y nos vemos frente a un mostrador, producto en una mano, tarjeta de crédito en la otra...

La palabra, las palabras... esas que componen historias que, según Christian Salmon, formatean nuestras mentes... (Interesante reseña, de las que aportan, la que hace Luis Tarrafeta en su blog del libro "Storytelling" de Christian Salmon, ahí queda enlazada para vuestro uso y disfrute)

No, no es que hayamos superado la llamada "época de la imagen" ni que una imagen no valga ya más que mil palabras... lo que ocurre es que la imagen no ha derrotado a la palabra como declamaban algunos, la palabra, callada entonces, se rearmaba y hoy habla con la inteligencia que le dan los años de sabiduría adquiridos a lo largo y ancho de tantos libros compuestos en mil idiomas... y no toma a la imagen como enemiga sino como aliada.

Y así la palabra se convierte en una potente herramienta de marketing más allá de la imagen y las imágenes en movimiento... porque las historias, incluso las de marca, se componen con palabras, aunque luego se cuenten de mil maneras, pintadas, fotografiadas, filmadas... o todo ello a la vez.

Dicho de forma más "ortodoxa y profesional": storytelling, el arte de contar historias, y transmedia, a través de diferentes medios, incluso medios sociales...




1 comentario:

  1. Estimada Justina: darle publicidad a la editora es lo que estoy tratando de hacer hace dos meses pero es bien difícil, tal vez porque no tengo mucho conocimiento sobre eso, pero por suerte he encontrado un sitio web que tiene como mil blog de escritores, en él hallé el tuyo, y me ha caído bastante trabajo, pero no es suficiente, mi intención es que no se quede ningún escritor sin publicar, que todo el que tenga algo que decir lo pueda exponer y que llegue a muchos, si tú puedes ayudarme a darle publicidad a la editora sería muy bueno. Besos a final de tus mensajes aceptados, ja, ja, ja. Saludos cordiales; Oxel.

    ResponderEliminar