lunes, 28 de febrero de 2011

¿Qué es telebasura?

A vueltas andamos con qué es y qué no es telebasura o ya directamente sobre si existe o no la telebasura, quien suscribe, honestamente, cada vez entiende menos.

Cierto es que el concepto de telebasura se aplica con cierta ligereza y no menos cierto es también que tiene una carga subjetiva importante; lo del buen o mal programa de televisión viene a ser como las buenas o malas películas o como las buenas o malas novelas, verá usted, depende ...

En el caso de la televisión, una cosa es el formato de un programa, otra su contenido y otra el cómo se cuenta ese contenido en ese formato; probablemente no exista un programa que merezca un diez en las tres patas como tampoco uno que merezca tres ceros mondos y lirondos pero, en algún momento de sumas y medias, se supera un límite que hace nacer la telebasura.

Porque, me digan lo que me digan y quien me lo diga, la telebasura existe, porque existen los periodistas zafios, porque existen los formatos cutres, mal hilados, porque existen los contenidos vergonzantes, vacíos de sí mismos y llenos de miserias humanas ... y como todo esto existe, acaba por existir la telebasura y si hablamos de periodistas zafios, no debemos preguntar por la ética periodística ni por la función social del periodismo.

domingo, 27 de febrero de 2011

Mundo imaginario

Cuando te pones a organizar las cosas sucede que descubres gaps, lagunas, faltas ... son los lugares a menudo perdidos entre el caos general, llenos a su vez de "algos" que no les corresponde y que, cuando pones un poco de orden y concierto (tampoco mucho...) se ven ahí, inmensos, vacíos ... ávidos de sí mismos, de lo que les corresponde.

Algo así me ha pasado con los cambios que he ido haciendo en el blog con el crecimiento de etiquetas: según se incrementa el número de posts, en un blog personal y generalista como éste, es inevitable que se multipliquen las etiquetas ... y, con este crecimiento de etiquetas, la estructura general empieza a ser difusa, y superas los 100 posts, y los 110, y los 120 ... y los que vendrán ... y te das cuenta de que ni tu mismo, autor del blog, encuentras a veces lo que buscas, y ves como tu blog se está convirtiendo, ante tu mirada impasible, en un cajón desastre.

Empiezas a organizar un poco, a volar sobre los posts y hacer una estructura en la que quepa todo de forma mínimamente ordenada, o al menos mínimamente organizada:

El mundo en que vivimos: aquí cabe todo lo que sucede cada día.
Mundo Empresarial: lo que sucede en nuestro entorno de trabajo: un algo de ventas, porque trabajo en ello, un algo más de marketing y comunicación porque "me gusta", un poco más de recursos humanos, personas porque las "sigo" y un, espero, mucho más de lo que va, de cómo va, de dónde va ... este mercado empresarial que nos ha tocado en suerte.
Mundo Personal: viene a ser el rincón en el que comparto algo de lo que me ocupa, preocupa, llama mi atención, ...
Mundo Socio-político: no deja de ser un trozo del mundo en que vivimos, es en realidad el que creamos entre todos y a todos los niveles

Y llegados a este punto de orden en el que, más o menos, todo tiene su espacio y el espacio tiene su todo, aún cuando a veces todo se solapa, me encontré una gran laguna vacía ¿qué hay del mundo imaginado, soñado, "cuentado" ...? 

El mundo imaginado no es fantasía, tampoco ciencia-ficción, es una mezcla de sueños, deseos, anhelos, emociones ... todas ellas naciendo de lo vivido que es, en definitiva, lo que somos.



El mundo imaginario es el mundo que vemos cuando miramos ... pero no cuando miramos de cualquier manera, sino cuando miramos con un nivel extra de profundidad: vemos el mundo pasar, como las vacas miran al tren ... a veces miramos al mundo, incluso lo analizamos ... a veces nos golpea pero son pocas las veces que hacemos algo más que limitarnos a ver y mirar, que no es más que esperar a ver qué hace el mundo que pase en nosotros; pero a veces sí, a veces miramos buscando algo más, miramos no sólo con los ojos sino con todos los sentidos y entonces no sólo vemos el mundo, lo percibimos ... esa percepción es el mundo imaginario que, quien sabe, quizá sea mas real que el visto o mirado ... es el sentido, pintado con palabras.

Y con este post, doy por inaugurada la nueva estructura del blog ... y este nuevo mundo, el imaginario, cuyo primer post llegará .... en breve. :-)

jueves, 24 de febrero de 2011

Twitter ... el patio del pájaro azul

Hace un tiempo alguien me preguntó ¿y tú qué haces en Twitter? mi respuesta fue tan sencilla como incompleta: divertirme.

Reflexionando sobre esta pregunta, sobre qué me aporta Twitter y qué hago en esa Red Social, sucede que varios compañeros de trabajo, “mea culpa” directa en algún caso e indirecta en otros, se están aventurando a conocer y probar Twitter. Y más que lo harán, porque desde el departamento de marketing ya nos ha llegado un "síguenos en Twitter".

Para expiar mi pecado, además de entonar el “mea culpa” y de paso poner en negro sobre blanco según la popular frase o, en el caso de este blog, blanco sobre negro, mi visión de Twitter, me lanzo a escribir este post aún sabiendo que no soy la persona más indicada para ello, eso sí, enlazaré a gentes doctas en este mundo para completar esta personal visión de Twitter.


Siempre es bueno empezar por el principio y el principio en este caso es plantear que Twitter es una Red Social, no un chat como quienes no lo conocen tienden a pensar: en un chat se está, se habla e incluso se conoce gente o intercambia información pero poco más, en Twitter cuando se está lo que subyace al hablar, compartir información, etc … es tejer una red, tu red (personal, única e intransferible).

Ésta es, a mi entender, una de las grandezas de Twitter: en realidad Twitter no existe, tampoco son los padres, Twitter eres tú: hay tantas versiones y visiones de Twitter como usuarios del mismo porque cada uno construimos nuestro Twitter.

De esta grandeza nace también el primer escollo que uno enfrenta cuando intenta adentrarse en Twitterland: sería algo así como el bloqueo del escritor, el pánico a la página en blanco, porque eso es Twitter nada más entrar, una bonita página en blanco con un pajarito azul... y eso si no aparece la ballena para complicar más las cosas.

Es el momento de empezar a construir y, si no eres ya un activo twittero, te estarás preguntando ¿cómo? pero esa no es la pregunta correcta: antes de responder al cómo debes preguntarte qué: ¿qué buscas?

Algunos ejemplos:

Si buscas información de actualidad, estar al día de las últimas noticias, prueba a buscar a los medios de comunicación que conoces (periódicos, revistas, cadenas de televisión, emisoras de radio, …) y síguelos.

Si buscas empleo o noticias relacionadas con el mundo del empleo y la empleabilidad (entendida como capacidad de encontrar un trabajo), prueba a hacer búsquedas abiertas o a buscar por hashtags --- Un hashtag es una etiqueta que agrupa los tweets, mensajes, emitidos alrededor de un tema; échale imaginación, busca #empleo #trabajo #paro #jobs … a ver qué encuentras … mira qué se dice, quien lo dice y síguelos, siempre que te interese lo que dicen, claro. 

Si buscas … ¿ya has pensado qué buscar?

Estás empezando a construir tu Twitter pero esta construcción nunca será más que una estructura, como tantas que permanecen tristemente inacabadas por las ciudades de España tras el boom de la burbuja inmobiliaria, sino das además de recibir… Estás en una Red Social, no leyendo un libro … además de escuchar/leer tú también tienes mucho que decir/escribir, aporta!

Distribuye información que consideres de interés, de valor, de risa, de … lo que te parezca y, como no, tu pensamiento, tus ideas, tus dudas, tus sapiencias … Twitter es un mundo de gentes que piensan juntas aún cada uno desde su Twitter y su mundo, deja también tu granito de arena y ya llegarán las sinergias … Se aprende de lo que dicen los demás, esos “demás” aprenden de lo que dices tú y si se suma todo ello … quien sabe … podemos llegar hasta el infinito y más allá … o no, pero eso ya depende de cada cual.

Y ahora, si esperas que diga algo así como “ya has construído tu Twitter” es que todavía no entiendes esta Red Social. Y si lo que estás pensando es "sigo sin saber qué hacer" quizá te ayude el tutorial de twitter de @javig.

Tu Twitter es como tú, evoluciona: porque por una parte es un pequeño edificio en construcción o refoma en una gran ciudad, se va modernizando y adaptando al entorno en el que está y por otra parte tu Twitter eres tú, y tus intereses, inquietudes ... nada es fijo ni estanco, es algo vivo.

Y dando vida a tu Twitter conocerás a personas con las que no hubieras tenido oportunidad de cruzar ni media palabra a lo largo de tu vida de otro modo, gente interesante, sabia, divertida, generosa ... aunque también están los gurús, a veces sabios ególatras y otras ni tan siquiera eso, y están los ruidosos y molestos trolls y ...

Y es que entrar en Twitter es salir a la calle, adentrarte en un lugar ... para algunos es el bar de la esquina, para otros la biblioteca ... y para muchos es, como lo bautizó @Cosechadel66, el patio del pájaro azul; y como en los pueblos, sale uno al patio con su silla y se acomoda en el corro de vecinos.

Una vez que está uno ahí, con sus follows y sus followers, sin saber bien como, llega la locura; todo empieza a ir demasiado deprisa, demasiados mensajes demasiado dispersos en su contenido y concentrados por minutos ... Es el momento de conocer las listas y descargase Tweetdeck.

Todo eso viene siendo Twitter, así en plan genérico porque, como ya anticipé al principio de este post, hay tantos twitter como avatares, construimos el nuestro en base a nuestras inquietudes e intereses pero no debemos olvidar que, igual que en nuestra vida 1.0, el mundo al uso, para entendernos ... somos mucho más que un nombre y dos apellidos, en Twitter somos también mucho más que un avatar y un apodo, eres, nada más y nada menos, que tú mismo y si no es así ... eres un fail.

Mi Twitter, lo que es, lo que quiero que sea, dónde me ha llevado, dónde quiero que me lleve ... es ya reflexión para otro post ... o no porque una cosa es ser un fail y otra un libro abierto ...

miércoles, 23 de febrero de 2011

Una poesía ... para sentir y pensar

Hasta la fecha nunca he compartido con vosotros nada de poesía ... hoy es el día ... 

Os dejo un, a mi parecer, delicioso poema de Marco Martos, Premio Nacional de Poesía del Perú. "El mar escribe" está incluido en el libro "El mar de las tinieblas" publicado en 1999 y, al menos para mí, imposible de localizar hasta la fecha tanto formato ebook como el tradicional papel...:

El mar escribe
Yasunari Kawabata* se despide de la danzarina de Izu (1972) 

Toda poesía es una despedida,
una línea blanca de espuma
en el ancho mar que se lo lleva todo.

¡Con que indiferencia se mueve el mundo
a todo lo que planeamos y queremos!

¡No hay olvido!
¡Grito que no hay olvido en la memoria!
 
En la cresta de la ola
o en la sima más oscura
con todo lo vivido o flotamos o nos sumergimos.
Así, braceo un rato y luego me hundo
balbucendo tu nombre sagrado
en la noche de agua eterna.

Nadie sabe si soy un fantasma
o un buen nadador
que será niebla mañana,
que ya es cielo encapotado,
o una línea de espuma blanquísima,
vena del mismo mar que acaso escribe.

*Yasunari Kawabata: escritor japonés Premio Nobel de Literatura en 1968

Os dejo también la web en la que he encontrado esta pequeña perla "Discover Nikkei"

domingo, 20 de febrero de 2011

Un nuevo modelo social: conciliación

Esta tarde, durante la deliciosa sobremesa de domingo con un ojo en el tradicional periódico en papel y otro en twitter, me encuentro esta noticia: "El 85% de las españolas que trabajan renuncian a tener otro hijo por la rigidez de sus jornadas"

El titular aporta un dato, pero hay más: El 49% de las mujeres españolas que trabajan no tienen hijos, un 27% tiene un sólo hijo, un 20%, dos y sólo un 4% tiene tres o más.

E imagino que habrá todavía más datos ... que podremos leer en el en el libro Mujer e Igualdad de Trato. Análisis de la maternidad en la Unión Europea que se presenta el lunes 21 de febrero en Madrid y del que se extraen los antes citados.

No se si estos datos han sorprendido a muchos, impactantes son porque no es lo mismo intuir, comentar, ver, imaginar, ... que leer así clara y duramente expuesta la realidad en cifras. Los amantes de lo medible ya tienen ahí sus datos, ajenos a la parte emocional de la maternidad y paternidad, datos, cifras.

Es curioso ver como otros países favorecen y facilitan la maternidad en términos económicos, se considera la maternidad necesaria en términos económicos: traducido al vulgar castellano: igual que quienes estamos trabajando hoy pagamos la pensión de nuestros padres y abuelos, quienes trabajarán mañana, nuestros hijos, pagarán las nuestras. Pero ese ejercicio en España no se hace, en España llegamos como siempre tarde y mal y la solución que se nos ocurre es alargar la vida laboral, así se pagan menos años de pensión y, con suerte, algunos se mueren antes.

La realidad que subyace a todo esto no es si hay que trabajar más o menos años, si las bajas maternales tienen que ser de 16 semanas o de 18, si las jornadas laborales tienen que ser continuas o continuadas, si... La realidad es que el modelo social ha cambiado y a nivel empresarial no sabemos como digerir el cambio:

El modelo del que partimos es aquel en el que la mujer es ama de casa y el hombre amo del mundo: él tiene desarrollo y crecimiento profesional y vida social mientras ella cambia pañales y sufre el síndrome del nido vacío. Luego llegó la incorporación de la mujer a la vida laboral ... y empezó la fiesta: fue entonces cuando empezamos a darnos cuenta de la valía de la figura del ama de casa, la madre ... pero la cosa no iba mal: por una parte en casa entraban dos sueldos en lugar de uno, la calidad de vida sube y se puede uno permitir pagar por aquello que no puede hacer personalmente y además estaban las abuelas; ellas formaban parte del modelo anterior y para muchas vivir esa segunda maternidad con los nietos fue como vivir de nuevo. 

Pero ya hemos pasado ese punto: ahora necesitamos dos sueldos para vivir, no podemos permitirnos pagar alegremente por aquello que no podemos hacer y los abuelos ... algunos son demasiado mayores (el retraso en la edad de maternidad conlleva también un retraso en la edad de ser abuelos), otros están demasiado cansados o pachuchos y otros han trabajado toda su vida y ahora quieren irse a Benidorm. 

Primero era el hombre quien se iba al trabajo olvidando lo que dejaba en casa, porque la casa, la familia, estaba en manos de la mujer; luego fueron el hombre y la mujer quienes lo hacían porque estaba la chica que limpia y la abuela con los pequeños; y ahora sencillamente ni podemos ni queremos. Somos padres y esa es una responsabilidad ineludible.


Y todo esto no debería ser una desventaja para nadie, hoy en día la tecnología nos permite infinidad de cosas impensables hace unos años y nos pone en bandeja la flexibilidad laboral ¿qué importa cuándo o dónde hago mi trabajo si el resultado es el que debe ser o incluso mejor? obviamente ésta no es una máxima aplicable a todo, no todas las posiciones pueden flexibilizarse en tiempos y lugares pero en muchos casos sí es posible. 

La alternativa a esta flexibilización es lo que tenemos ahora: un mercado laboral con talento "desperdiciado" porque las mujeres, al ser madres y descubrir que eso de las superwomen que llegan a todo es una soberana mentira, levantan el pie del acelerador y ejecutan su consiguiente renuncia laboral, seguimos trabajando, sí, pero sabiendo que ya no se cuenta con nosotras porque nuestro nivel de presentismo no es el deseado.

Todo esto pilla además con el pie cambiado a más de un hombre, porque su rol también ha cambiado, porque un padre es algo más que el que trae un sueldo a casa y regaña cuando cae algún suspenso; pero con tanto lío de igualdad al final resulta que el papel de padre tampoco está claro, sabemos que no es el que era y también que no es el de la madre...pero no sabemos cual es. 

Y con la igualdad como bandera hay quien se llena de razón para decir que hay mucho camino que recorrer todavía porque los salarios de las mujeres, a igualdad de puesto, siguen siendo considerablemente inferiores a los de los hombres... Pues sí y no. Hay cosas que no pueden cambiar por Real Decreto, y menos si hablamos del ámbito privado, es la propia evolución social la que debe cambiarlas, el camino que queda por recorrer es mucho más amplio y ancho que el asunto de los salarios: nos falta, nada más y nada menos, que entender que la sociedad ha evolucionado y seguirá evolucionando y que por tanto los patrones sociales de hace cuarenta años no sirven; los roles de hombre y mujer no son los que eran pero las responsabilidades, pintadas de otra forma, repartidas de otra manera, en otro entorno ... sí vienen siendo las mismas sobre todo en lo que al terreno familiar se refiere.

En mi opinión, más allá de todas las tareas pendientes que tenemos, el mayor reto que tenemos es afrontar y enfrentar de una buena vez la cultura del presentismo en los entornos de trabajo: seguimos a vueltas con que la productividad de los españoles es baja; y es cierto, es baja pero no porque trabajemos menos que los europeos, probablemente trabajemos lo mismo y seamos, punto arriba punto abajo, igual de productivos, la diferencia está en que los europeos hacen su trabajo y se van a casa y los españoles nos pegamos la dosis diaria de presentismo, para que se vea lo desvelados que estamos por la empresa casi nos quedamos a dormir...

Toca sacudirnos la caspa, dejar en casa los complejos y ser productivos.

viernes, 18 de febrero de 2011

Democratización de la Intimidad y Transformación social

Hay días que se encuentra uno verdaderas perlas ... para mí una de ellas es esta TED Conference a la que llegué gracias a María Blanco @Godivaciones que tuvo a bien compartirla en Twitter.

No os adelanto nada ... sólo los dos conceptos:, extraídos de esta TED Conference, que titulan además este post: Democratización de la Intimidad y Transformación Social.


Quienes os habéis dejado caer por este blog en otras ocasiones sabéis que soy fiel defensora no de la conciliación tal y como nos la quieren vender, sino de la verdadera integración de vida; porque es vida, una, no dos ni doscientas. 

No creo en la compartimentación humana: no puedo entrar en la oficina y ponerme en modo profesional apagando, por ejemplo, el modo madre igual que no puedo llegar a casa y apagar el modo profesional como si fuese una autómata; no puedo entrar en twitter y obviar toda la información que fluye por la red y que me pueda resultar útil en mi trabajo sólo por estar en mi "tiempo personal", no puedo .... y así podemos seguir un rato largo, llenando este post de no puedos.

Lo que de la escuela se dice en esta TED hay que revisarlo con detalle: la escuela es un centro educativo dónde debe darse a los pequeños las herramientas con las que construir su propio futuro; pero la integración real de las facetas de la vida no es cosa fácil de aprender porque, cuánto más pequeños e inocentes somos, más emocionales y menos racionales somos también y, por tanto, más nos tiramos al quiero olvidando el debo. Y como siempre, en el equilibrio está la virtud...

En los centros de trabajo, hablando ya pues de personas adultas, nada que discutir ... sólo añadir que en realidad, la cosa no está en las instituciones en sí sino en las personas, en la desconfianza en las personas y en su responsabilidad y desempeño. 

Esta desconfianza nos lleva, especialmente en países como el nuestro donde siempre ha estado bien visto el presentismo laboral más allá del desempeño, a mantener vivo de forma forzada un modelo que está de por sí muerto. Y es que la compartimentación de vidas es hoy ya una utopía, afortunadamente:

Los seres humanos no podemos organizarnos por compartimentos estanco en ningún caso, eso nos lleva a no ejercer ninguna de nuestras funciones de forma integral y completa: soy una persona y como tal vivo todas y cada una de las facetas de mi vida. Pero además, a esta imposibilidad humana, se une hoy la imposibilidad evolutiva: no se pueden poner puertas al campo: internet es una herramienta que abre puertas y ventanas en todos esos compartimentos que algunos quieren que permanezcan estancos pero que son en realidad ya  vasos comunicantes ... y por esas puertas y ventanas respiramos. 

Y para los que piensan que sí es posible "porque así ha sido antes" sólo un apunte, antes era fácil entrar en la oficina y olvidar lo que se quedaba fuera ... había una mujer en casa a cargo de ese "lo que se quedaba fuera", ese era su trabajo y su función; ahora no hay nadie en casa y por eso nadie puede ir al trabajo olvidando lo que deja atrás. Igual que antes el ocio era,  generalmente, el ocio sin más y ahora el "ocio" pasa en muchas ocasiones por asuntos (cursos, lecturas, contactos, blogs ...) ligados directa o indirectamente a nuestro quehacer laboral. La sociedad ha cambiado y sigue cambiando, la convergencia real de los campos y facetas de nuestra vida es una realidad por más que los estatutos, convenios, sindicatos y patronal no quieran entenderlo.

Se impide el acceso a redes sociales en el trabajo porque se asocia directamente la red al ocio y en consecuencia a la falta de productividad ... olvidamos que la red es universal y global, que en ella caben ocio y negocio y que las herramientas no son nunca buenas o malas, que el asunto está en el uso y en el abuso, no en la herramienta en sí.

El día que entendamos que una persona es una persona con una vida, no una persona con mil vidas que conciliar, empezaremos a ver el futuro de otra forma; empezaremos quizás a pensar que lo que importa es la responsabilidad, el desempeño de cada cual y, como no, su disponibilidad cuando sea, de verdad, menester más allá de horarios, ubicaciones, oficinas y reuniones ...

El mundo está cambiando, a pasos agigantados además, pero parece que mover las estructuras sociales en que vivimos es un trabajo de Hércules; en cualquier caso no debemos olvidar que eso de hablar de instituciones, estructuras sociales, administración pública, consejos de administración ... es hablar de personas, somos las personas las que tomamos decisiones y actitudes y en base a ellas se flexibilizan o agarrotan las instituciones, estructuras sociales, ...

miércoles, 16 de febrero de 2011

Vender humo ... en medio de una ventisca

En muchas ocasiones hemos oído eso de que vender servicios es vender humo y si hablamos de servicios "a medida", humo en una ventisca ...

Y entonces toca volver a pensar en la percepción del cliente porque eso es lo único que tenemos ... no tenemos un producto que presentar ... y ni aunque lo tuviésemos; si lo pensáis  bien, incluso quienes venden productos tangibles, de la mano del marketing y hasta del neuromarketing, recurren a la experiencia de producto más que al producto en sí para generar el "deseo" de compra o decantar la "necesidad" de compra hacia su producto y no otro equivalente. Se trata de una adaptación del enfoque publicitario, puramente sensitivo (visual y audiovisual). Mirad este anuncio:



Viendo este anuncio ¿alguien piensa en la composición del perfume? es la experiencia del perfume, las sensaciones y, en consecuencia, los hechos que provoca lo que nos venden … Bien vendido por cierto porque es un perfume muy muy muy recomendable (aclaro, por su delicioso aroma…)

La realidad es la que es y no otra, y la realidad es que no remontamos, quizá no estemos cayendo en picado como hace meses pero desde luego tampoco remontamos el vuelo y eso significa, sencillamente, que el mercado encoge, como si lo hubiésemos metido en la lavadora a 60º de temperatura ...

Ante este encogimiento del mercado las empresas reaccionan, unas más rápida y eficazmente que otras pero, la que más y la que menos, lucha por su supervivencia, algunas por desgracia, hasta su último hálito; en esta lucha por aguantar el tirón "lo fácil" es tirarse a recortar costes y bajar precios, pero esa estrategia tiene un límite, el del coste mínimo irrenunciable.

Y cuando, independientemente de si caeremos más o no, lo que parece evidente es que en el mejor de los casos, mantendremos el "tipo fino" que nos ha dejado el encogimiento del mercado y ya no tenemos margen para más recortes ¿qué nos queda? 

La percepción del cliente, nuestro posicionamiento en el mercado como marca a nivel emocional, es decir, nos queda el humo ...

¿Vendemos entonces humo? poco futuro tendríamos si lo hiciésemos ... en realidad, vendemos confianza lo cual es todavía más difícil que vender humo; a las malas el humo se ve y se huele, la confianza sólo se percibe; percepciones, eso tenemos para empezar una negociación de un acuerdo comercial.

La confianza se percibe y la transmiten las personas, también las marcas, sí pero ¿cuántas marcas tienen una imagen tan consolidada en el mercado, y una larga lista de ideas positivas preconcebidas en las cabezas de sus clientes, o posibles clientes, como para que importe poco lo que hagan sus empleados? pocas, en España de hecho muy pocas porque aquí las grandes empresas son ya de por sí pocas ... Personalmente me llama mucho la atención el caso de El Corte Inglés:


El Corte Inglés tiene un posicionamiento emocional muy curioso: el que más y el que menos habla mal … es caro, sacan ofertas y no tienen stock, tienes que esperar … pero todos compramos porque tenemos la tarjeta de El Corte Inglés, porque pagas en x meses sin intereses, porque no te ponen ninguna pega para devolver el producto si no te satisface … Venden confianza, su propia experiencia de producto y servicio empaquetada en forma de nubes...

Pero cuando no somos El Corte Inglés, ni Zara, ni L'Oreal … cuando no tenemos un presupuesto astronómico para publicidad (sí, Zara, a su manera, también hace publicidad: sus tiendas son vallas publicitarias: estética uniforme y ubicación y visibilidad hiper-cuidadas) … lo que nos queda son las personas. 

Somos las personas quienes transmitimos confianza o desconfianza, y esta transmisión de confianzas y desconfianzas es la semilla de lo que se convertirá en la percepción que un cliente en concreto tiene de nuestra marca, servicio, producto ... y luego vienen las ideas preconcebidas, en un cliente y en otro y en otro ... y al final, en el mercado.

Por todo esto pienso que el marketing está muy bien, on line, off line ... pero tampoco estaría mal desarrollarlo in company: los empleados que están en contacto directo con el cliente, ya sea en persona, por teléfono, por mail, en redes sociales … son también de facto parte de la imagen de la empresa y de la marca e influyen directamente en la percepción del cliente, forman parte de su experiencia de servicio. Los empleados son al final quienes generan confianzas y desconfianzas y sobre esas confianzas y desconfianzas se negocian contratos.

Y tras la confianza, claro está, viene la experiencia de servicio y se genera un círculo a veces vicioso, a veces virtuoso: una mala experiencia de servicio nos lleva a una mala percepción del cliente igual que una buena experiencia de servicio nos lleva a una buena percepción del cliente.

Y con esto lidian a diario los equipos comerciales: con la confianza que sólo se percibe y con la experiencia que también se vive.

Y sobre esto se planifican propuestas que son en sí mismas proyectos, trajes a medida para cada cliente.

Y alrededor de esto se dibujan posibilidades de colaboración proveedor-cliente que a veces ni tan siquiera el cliente contemplaba.

Y se negocia … y la negociación se puede ir a freír puñetas tras una mala experiencia de servicio o tras la plantación de la semilla de la desconfianza.

La verdad, es difícil vender humo … y hay que vender más que la competencia!

domingo, 13 de febrero de 2011

Confusiones comunes

Soy de derechas, yo de izquierdas, yo socialista, yo liberal, yo comunista … soy del PP, soy del PSOE … la nada tras ellos.

Me parece una confusión muy común ésta a la que se suele llegar por conclusión aparentemente lógica: si eres socialista, eres del PSOE y votas PSOE, si eres de derechas o liberal, eres del PP y votas PP … Y tras todo esto la nada porque el bipartidismo se lleva al terreno de la ideología y si no eres de uno de los dos partidos mayoritarios eres un valor residual … o un nacionalista.

Antes de entrar en harina en la confusión en sí, ¿os habéis parado a pensar en la terminología? “soy del pp” “soy del PSOE” “a éste hay que echarlo” … y luego están los pin, banderitas, banderazas … Hablo de política sí, pero parece que hablo de fútbol … Me sorprende que a estas alturas del partido … político! sigamos tomándonos la política como algo pasional más que pragmático; entiendo estas posiciones inamovibles tras una dictadura porque somos humanos y es lógico que quienes sufrieron el látigo de Franco no puedan olvidarlo igual que tampoco olvidan quienes sufrieron aún militando en el bando vencedor porque Franco dictó, sí, pero tras una guerra civil … Ahora bien ¿cuánto tiempo lleva muerto Franco? ¿cuántos años llevamos ya de democracia? Yo tengo 36 … y no recuerdo otra cosa más que democracia … ya va siendo hora de que nos sacudamos la caspa, los complejos, las ideas preconcebidas, los prejuicios, los preconceptos, la tontería …

Los partidos políticos son responsables, en gran medida, del atasco "prejuicioso" en que vivimos, el PP y el PSOE … porque ambos juegan con las emociones de sus votantes para intentar incrementar su caladero de votos y, hasta la fecha, ninguno ha debido pensar en los riesgos que entraña ese juego.

Volviendo al punto del que partía, la común confusión ideología - partido político: el espectro ideológico va desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha y entre ambas, un mundo: obvio los extremos porque nunca me han gustado, desde los extremos se pierde la visión global de las cosas, se ve el mundo de un solo color … y honestamente pienso que,  ya sea cayendo más hacia un lado o hacia el otro, la mayor parte de las personas nos movemos más por el centro que por los extremos aunque, claro está, haber hay de todo, como en botica. Pero ¿que ideológicamente te ubiques en un punto del espectro significa que votarás al partido que está ubicado en ese mismo punto? responder rotundamente sí significa que no pensamos por nosotros mismos, que no sabemos ser críticos, que votamos con la ideología lo cual es tanto como decir que votamos con el corazón …

Pero la política no es sólo corazón, es también gestión … y si un partido político gobierna desarrollando una gestión desastrosa ¿le entregamos de nuevo nuestro voto, nuestra confianza con el corazón?


Hay quien sostiene que primero va la ideología y luego la gestión … quizá en otra época hubiese compartido esta posición pero hoy en día no; hoy en día creo que hay mucha más gestión que ideología y máximo en un país en el que, hables de lo que hables, rematas con la frase “está fatal, está todo fatal”. La ideología es como la religión, que cada cual profese la que quiera y como quiera pero, si hablamos de los euros, vamos a ser prácticos … un par de ejemplos:

- estoy radicalmente en contra de la privatización de la sanidad, ahora bien, si hablamos de privatizar la gestión sanitaria me lo pienso: si se demuestra que la gestión privada es más rentable para el estado, es decir, para todos los españoles, porque es más efectiva que la pública ¿por qué no privatizar la gestión (ojo, la gestión, no el servicio)? y si pensamos que no, que la gestión pública puede ser igual o más efectiva que la privada ¿qué hacemos que no exigimos que lo sea desde ya?

- las autonomías … dicen que son sostenibles … sí, lo son para el PP y el PSOE que soportan sus estrategias de gobierno en los apoyos de las regiones con mayor representación nacionalista … Desde un punto de vista económico no digo yo que no puedan ser sostenibles sobre el papel … pero con una gestión eficaz, sin duplicar y tripiclar servicios, sin perder las sinergias que se generan siempre por volumen, sin perder de vista el principio de “solidaridad entre autonomías” … o eso, o directamente rompemos la baraja y nos convertimos en un estado federal.

(sólo explicar que entrecomillo “solidaridad entre autonomías” porque este concepto merece una definición que no lleve a equívocos… no significa que unas aportan impuestos y otras viven de subvenciones, no significa que las que tienen menos desarrollo industrial y tejido empresarial tengan derecho a tener más funcionarios…significa que las comunidades autónomas más productivas y desarrolladas aportan una parte de los impuestos que generan para apoyar el desarrollo de las autonomías más precarias … no es un gasto ni un regalo, es una inversión en el desarrollo de España como país)

Quisiera cerrar este post con dos reflexiones al hilo de dos afirmaciones que escuché esta misma semana:

Parafraseo aún entrecomillando "es alucinante que en este país no cae ni un gobierno por motivos económicos": alucinante sí es pero ¿por qué ocurre? yo lo achaco a las confusiones comunes ... a la tendencia enfermiza que tienen los votantes recurrentes de uno y otro partido mayoritario a justificar y apoyar lo que hace el propio frente al ajeno sin analizar de forma crítica los hechos.

Parafraseo de nuevo aún también entrecomillando "yo no hablo de política porque no me lleva a ninguna parte": cierto es que ésto también ocurre y lo achaco igualmente a las confusiones comunes; de nada sirve debatir abrazado a una bandera sin utilizar la capacidad crítica, es un debate vacío de pelotazo va, pelotazo viene sin punto de encuentro posible; otra cosa es cuando se debate con personas que, más allá de su posicionamiento ideológico e incluso político, saben valorar de forma crítica una actuación política y su gestión de gobierno u oposición; en ese caso sinceramente pienso que el debate, la contraposición de opiniones, el escuchar la postura opuesta y exponer la propia, es siempre positivo porque amplía nuestro horizonte y nos ayuda a ver mas allá de nuestros propios planteamientos.

Entiendo que uno vote al partido con el que se identifica ideológicamente; entiendo, aunque no comparto, que no vote nunca al partido que representa la ideología opuesta a la propia; entiendo, y comparto, que en un momento dado se vote en blanco, nulo y hasta que no se vote porque está uno en desacuerdo con lo hecho por los suyos ... pero lo que no entiendo, ni comparto, ni creo que aporte nada bueno a nadie, es que se vote de forma continua y continuada a los propios por el mero hecho de serlo sin valorar su trabajo, su gestión, obviando al tiempo que el poder corrompe y la alternancia en él es una necesidad democrática.

Entiendo la pasión en el fútbol y en el amor ... pero no en la política, no en el manejo y gestión de los euros pagados impuesto a impuesto con nuestro trabajo ...

miércoles, 9 de febrero de 2011

"Lo que no se mide no existe" ja! ...

Los paradigmas … esas creencias universales, esos “es así porque siempre ha sido así", esas aseveraciones indiscutibles, en definitiva, esos pre-conceptos. A veces son ciertos: si me aplastas el meñique del pie izquierdo me duele, sí … pero por lo general, todo es relativo, todo depende de los ojos con que se mire, de la inteligencia con que se analice, del corazón con el que se sienta, de ...

“lo que no se puede medir no existe” / “lo que no se mide, no existe”

¿Cuántas veces habremos oído esta aseveración (paradigma, pre-concepto...) en reuniones de trabajo? y cuando alguien la dice, normalmente alguien con galones, la concurrencia asiente, con vehemencia incluso ...

Este paradigma siempre me ha parecido, cuando menos, dudoso porque siempre he pensado que hay aspectos de una empresa que son intrínsecamente humanos y por tanto no "medibles"; podemos intentar asignarles algún KPI de esos que en consultoría gustan tanto pero sólo si le asignamos a ese KPI un margen de error; los aspectos intrínsecamente humanos no pueden medirse con el rigor matemático.

Un ejemplo fácil: algo tan humano como el amor ¿puede medirse? se pueden buscar KPIs: si te regalan flores todos los sábados, se acuerdan de tu cumpleaños, del aniversario … significa que te quieren mucho … claro que cuidado con el margen de error, quizá quien te quiera no sea detallista o le parezca absurdo comprar flores … y no por eso te quiere menos ¿no? y no hablemos ya de la posibilidad de que los regalos nazcan de un cargo de conciencia …

No, no creo que todo pueda medirse y no creo que lo que no pueda medirse o no se mida no exista; el amor también cuenta en una relación proveedor-cliente porque importa poco si hablamos de B2B o B2C, las empresas son las personas que las forman y las personas se enamoran y desenamoran … pero eso ya nos lo ha contado Ricardo Basurto ... Brand & Love

Siempre que tenemos a un cliente descontento buscamos los "medibles" que, dependiendo del sector y empresa de que estemos hablando, serán unos u otros pero que girarán siempre entorno a la calidad del servicio o producto que vendemos, al tiempo de respuesta del área de atención al cliente, a la atención comercial, facturación...

Pero sucede que hay ocasiones en las que todos esos “medibles” están en márgenes razonables y es entonces cuando, cargados de esas medidas razones, seguros de nosotros mismos, nos vamos a ver al cliente … porque lo que existe es lo que se mide, nada más y porque hay quien dice “no me hables de percepciones, quiero datos” y eso son los "medibles", datos.

La percepción del cliente está afectada por todos esos "medibles", sin duda, pero la percepción del cliente tiene también un aspecto intrínsecamente humano que no puede medirse, que intentamos captar en las encuestas de satisfacción del cliente, a través del contacto directo con los equipos comerciales … pero el asunto es siempre el mismo … lo que no se puede medir no existe.

Y para no existir, la percepción del cliente es terca y testaruda pues, en base a ella, el cliente te dice “que le vaya a usted bien que me voy con su competencia” y, por no ser siempre negativos, “hola, vengo con usted porque su competencia me amarga la existencia”.

Obviamente estamos tocando un algo emocional, como el amor ... cuando la percepción del cliente se basa en datos objetivos sabemos lo que tenemos que hacer para darle la vuelta pero ¿y cuando no se basa en datos objetivos? en mi opinión, es ahí donde se producen los mayores naufragios de relaciones proveedor-cliente:

La percepción del cliente, más allá de los "medibles" se construye alrededor de dos conceptos: lo que ve de nuestra marca y lo que nuestra marca le hace sentir (recordad aquello de "te quiero por lo que soy cuando estoy contigo...")

Lo que el cliente ve es por una parte lo que la empresa, la marca quiere que vea (marketing, al fin y al cabo) y por otra lo que, al margen de las gestiones de la empresa/marca, aparece en prensa, redes sociales, o cualquier otro foro. Son aspectos que podríamos considerar "de fondo": un buen ejemplo puede ser Zara porque tiene una imagen tan consolidada en nuestras cabezas que uno oye cosas como estas:

"nuestra estrategia para implantarnos en España está clara, vamos a abrir dónde abra Zara" (cadena de tiendas portuguesa hablando de su plan de "aterrizaje" en España: lo hicieron así ... y les va bien)

"si eres proveedor de Zara es que algo estás haciendo bien" (conclusión a la que llega un equipo directivo del área comercial cuando ve como puertas históricamente cerradas se abren al identificarse como proveedor de Zara)

Lo que la empresa/marca hace sentir al cliente recoge los aspectos más emocionales de la relación proveedor-cliente, va más allá de su satisfacción con el producto o servicio, más allá de la correcta gestión que, a todos los niveles, hayamos desarrollado como empresa: quizá el producto estuviera defectuoso o el servicio haya sido un desastre ... pero si la atención recibida a partir del error por parte del cliente ha sido amable, resolutiva, rápida ... quizá su percepción acabe por ser estupenda. Y aquí estamos implicados todos los que, de una forma u otra, tratamos directamente con el cliente, todos influimos en la percepción que el cliente tiene de nuestro producto o servicio y de nuestra empresa y marca.


Por tanto la percepción del cliente se maneja tanto a nivel de dirección: porque son las decisiones estratégicas las que posicionan la marca ante los ojos del cliente, como a nivel de gestión (marketing) al desarrollar la estrategia de marca elegida por la dirección y también se maneja desde el resto de áreas de la compañía en la comunicación diaria con el cliente.

Lo "medible" es lo "controlable", pero que algo no sea "medible" no significa que no exista, ni que no pueda controlarse: la percepción del cliente basada en datos no objetivos y no medibles gana y pierde clientes en función de si se controla bien o no.

lunes, 7 de febrero de 2011

Y tú ¿te irías a Alemania?

Hace ya días, cuando escuché por primera vez la noticia sobre la posibilidad de que determinados perfiles profesionales tuviesen la opción de trabajar en Alemania, sentí envidia de quienes tienen acceso a esta oportunidad de ampliar fronteras físicas, lingüísticas, mentales y hasta emocionales ...

Cierto es que en estos asuntos de los traslados de residencia no vivo en el término medio, soy de las que nunca ha tenido problema para meter cuatro cosas en una maleta y partir a donde fuese menester, supongo que es algo que va en el carácter de cada cual y también en sus vivencias, cuando sales ya del hogar familiar con 18 años a hacer vida de estudiante independizado no te resulta difícil seguir haciéndolo para buscarte el sustento, es más, no contemplas la vuelta a casa como una opción.

Partiendo de este punto, comprenderéis que mire anonadada los reportajes que cuelan en un telediario sí y otro también hablando de esa opción alemana y viendo como gente de los 23/24 años, sin cargas familiares, con todo un mundo abierto ante ellos dice cosas como que emigrar no, que su novio está aquí, que su familia y amigos están aquí, que no habla alemán ...

Ahí estaba yo entendiéndome con mi "anodadamiento", recordándome que no todos somos iguales y que siempre los ha habido más y menos aventureros ...

Pero es que ésto ya no es una aventura: vivimos en un mundo global, en una sociedad global ... vivimos un tiempo en el que, independientemente de las crisis, hay herramientas que nos igualan a todos y nos ofrecen a todos, o casi, las mismas oportunidades ... y ¿qué hacemos? pues decir ¡yo no soy Alfredo Landa ni me voy con Pepe pá Alemania! y nos quedamos en el terruño, amarrados a la cola del INEM y a un futuro tenebroso que debe tener más glamour que el viaje a Alemania...

Hace pocos días hablaba en este blog del fracaso escolar ... pues bien, para mí esta reacción acogotada ante una oportunidad de encontrar una salida no es sino una muestra más del fracaso social que vivimos gracias al estrepitoso fracaso de nuestro sistema educativo. Veo a algún joven en televisión temeroso, cumplidos ya los 25, de alejarse del hogar familiar, de los amigos, de sus calles de siempre ... y me entran unas enormes ganas de zarandearlo y despertarlo ... claro que luego recuerdo aquello de que hay gente a la que zarandeas y caen bellotas...

Los españoles tenemos un problema de "acogotamiento", de inseguridad, de "yo no puedo", "yo no voy" ... es una especie de complejo de inferioridad disfrazado a veces de prepotencia ... 

No quiero decir con esto que todos los veinteañeros sean ñoños, ni que todos tengan que ser locos aventureros que salten a la primera oferta que escuchen ... pero sí creo que si quienes están en el momento más libre de su vida, sin cargas familiares, sin nada que perder porque nada han ganado todavía, no tienen el arranque, la ilusión, el espíritu, la valentía, el coraje ... de lanzarse a por su futuro, es que algo está fallando. Y dicho sea de paso también que me tomo todas estas noticias de telediario como una parte de la realidad en que vivimos, no como su totalidad ...

Y de ese "algo" que está fallando forma parte nuestro sistema educativo, sin duda ... y me parece especialmente grave el asunto porque si algo tengo claro sobre el futuro que viene, porque venir viene nos guste o no, es que no será estable, es decir, el modelo del empleado de banca con cuarenta años de antiguedad está ya muerto, la globalización trae de la mano la movilidad, la flexibilidad, la polivalencia ... y la agilidad y capacidad de reacción se convierten en pura necesidad; si no somos capaces de innovar tendremos al menos que ser capaces de movernos con rapidez tras los pasos de quienes sí lo hacen ...

Ésto es sólo una reflexión personal, hecha además por una persona que reconoce sin pudor su desarraigo, quiero estar donde está ocurriendo lo que quiero vivir, los lugares, las cosas son accesorios ... las personas no, de hecho aquí estoy, anclada a la tierra por un pequeño que necesita y merece la estabilidad y protección que como madre le debo... 

Por tanto esta vez no hablo desde ese punto de equilibrio que es para mí el santo grial pues creo firmemente que en el término medio está la virtud ... esta vez hablo desde un extremo de la cuerda pero sintiendo que la generación de "los jóvenes" de la que tanto hablan los telediarios últimamente, cuando no es por los ni-nis con riesgo de exclusión es por el botellón, cuando no es por el paro juvenil es por el paro de los titulados universitarios, ... está  demasiado cerca del otro extremo de la cuerda ... Sería muy bueno que, ellos sí, buscasen el término medio ... porque no es cuestión de hacer locuras ... es sólo cuestión de observar atentamente el mundo que nos rodea con la mente abierta, aplicar las dosis necesarias de sentido común, coraje e ilusión ... y vivir.

Porque la vida sólo es una, y merece la pena vivirla sin cargas innecesarias sobre nuestras espaldas, sin imponernos limitaciones absurdas e igualmente innecesarias ... sin exigirnos lo que no podemos dar, sí ... pero también sin dejar de exigirnos lo mucho ¡muchísimo! que sí podemos desarrollar ...

miércoles, 2 de febrero de 2011

No es fracaso escolar, es fracaso social

Hay noticias que son como un golpe en toda la cara ... o en la boca del estómago ... como las que hemos leído últimamente respecto al fracaso escolar en España.

Este dato no es más que la demostración de que tenemos un sistema educativo que hace aguas por todas partes, desde su propia base...y me lo encuentro mientas busco colegio para mi hijo... Vaya por delante que no voy a hacer un sesudo análisis del sistema educativo, unas pinceladas sobre el enfoque, poco más ...

¿Cuál es el objetivo de la enseñanza? enseñar, respuesta de perogrullo pero ¿enseñar para qué? ¿con qué objetivo? estudiar, sí pero ¿para qué? para tener una carrera ... ah vale... ¿por qué? porque hay que estudiar, porque sino estudias lo tienes muy difícil ...

Con estos enfoques y argumentos, así nos luce el pelo... Claro que pensamos que quien sabe mucho es el mejor profesor, por algo los profesores se designan vía oposición ... Ese sistema puede funcionar a nivel universitario, pero a nivel escolar un profesor tiene que transmitir ilusión y ganas de aprender, debe mantener bien despierta la curiosidad de los niños y su enorme capacidad de aprendizaje, no caparla con el soberano aburrimiento del estudio... ¿el conocimiento? el conocimiento se adquiere en cualquier momento, cuando la predisposición y actitud del niño es positiva ... Y con unas mentes en blanco, abiertas y despiertas las habilidades y capacidades innatas de cada niño se van dejando ver, igual que sus debilidades y a partir de ahí se puede construir...

Pero falta también orientación, la cosa es "el niño va bien en lengua pero flojea en matemáticas, hay que apretarle" y venga, clase de matemáticas ¡hijo que las matemáticas son muy importantes! ¡tienes que ir por ciencias que las letras no tienen salida! y frases de este calado y de esta lógica ... Es duro y triste decirlo pero no sabemos cual es el potencial de los niños y jóvenes ... malamente podemos orientarlos, ayudarles ... lo que sí hacemos, divinamente además, es fabricar ninis porque si lo que hay que hacer no me va y lo que quiero hacer no hay que hacerlo ... pues nini y a correr ... fracaso escolar.

El fracaso no es escolar, es social ... no hay mayor germen de sociedad hastiada y fracasada que el fracaso de su sistema educativo ...

Hay aspectos en los que empezamos a ver la luz ... se empieza a hablar de la selección de personal por competencias, no sólo por currículo ... me parece un enfoque muy acertado porque el conocimiento se adquiere, las competencias se tienen o no se tienen, se pueden trabajar, sí pero si se trabaja sobre lo que se tiene se llega mucho más lejos que si se trabaja sobre lo que no se tiene exigiéndose a sí mismo algo para lo que no se tienen las habilidades necesarias... ¡ay si el currículo fuese en línea con las competencias! ¡ay si ya se fuesen viendo las competencias de cada cual en el colegio!  cuánto fracaso escolar, o lo que es lo mismo,  cuánta riqueza y potencial perdido atesora este país ...
 

"Quiero que mi hijo estudie"... pues a mí que el mío sea abogado, médico o astronauta me importa un bledo ... lo que quiero es que sea una persona con la mente abierta siempre, que disfrute de cuántas más cosas mejor, que sepa que es lo mejor de si mismo, y lo peor para que no se pida a sí mismo lo que no puede dar... ni deje de pedirse lo mucho que podrá dar ... 

Difícil objetivo porque no hay un currículo educativo que explique cómo se enseña eso ... pero al menos sí sabemos como no se enseña: 

No se enseña incidiendo día tras día en lo defectos con el supuesto ánimo de corregirlos, intentando convertir la educación en un corrector de personas; no se enseña obviando lo bueno porque eso va solo ... yendo solo pasa lo que pasa, que a veces se pierde ... y es que ¡qué santa manía de educar con modelos, prototipos como si fuésemos coches! esto es lo que hay que hacer, esto es lo que hay que ser ... 

Observemos a nuestros pequeños, veamos dónde está su riqueza, su grandeza, sus habilidades innatas ... ayudémosles a manejar sus carencias, y corregir sus defectos en la medida de lo posible, sí pero sobre todo ayudémosles a potenciar lo mejor de sí mismos, a basar en sus fortalezas su futuro ... Así crecen personas con inmensas posibilidades de ser felices ... ¿alguien quiere otra cosa para sus hijos? que se lo haga mirar ...