jueves, 22 de septiembre de 2011

O no me entiendes o no me explico o ...

Que no sé yo si no me entiendes o no me explico … el caso es que nos comunicamos pero … de aquella manera …Y es que fácil lo que se dice fácil ... no es.

Está lo que quiero decirte vestido de cómo quiero decírtelo, el aroma que envuelve todo ello … y también lo que quiero que veas e imagines y el regusto que quiero que te quede ya al final ... Y todo esto quiero hacerlo cuando te llamo por teléfono, te envío un mail, en la reunión de la mañana y en la de la tarde y sí ... en social media también ...

Para que los mensajes se entiendan, asimilen y surtan el efecto deseado han de ser sentidos, han de sentirse … un buen mensaje se oye primero y escucha después porque se toca, se huele, se ve, se saborea …


Un mensaje se oye, y si gritan se oye más … pero para que se escuche...:

- ha de tocarse: las palabras han de sentirse en la piel... 
- ha de verse: ya sea con una imagen o despertando la capacidad visual e imaginativa del que oye y escucha ... 
- ha de olerse: porque la percepción es también olfativa, por algo decimos eso de "aquí huele a gato encerrado" ...
- y ha de saborearse: porque al final siempre deja un sabor, un regusto que no debe nunca ser amargo …

Cuando un mensaje se siente se asimila sin más, se fija en el subconsciente e inconsciente del que lo oye … y pasa a formar parte de su base de datos personal … esa que maneja a la hora de tomar decisiones, por ejemplo, de compra … Y también, además de oírse se escucha … porque cuando uno siente un "no se qué" en la piel, nota un aroma agradable, ve lo que le cuentan y se le queda un buen sabor de boca al terminar … repite … ¡incluso recomienda la experiencia!

No digo yo que haya que convertir los argumentarios de venta en relatos sensoriales … 


Pero sí hemos de tener en cuenta que eso de "la percepción del cliente" que se basa en su experiencia del producto o servicio es influenciable ... y lo es en la medida en que consigamos su atención, en la medida en que consigamos que sienta nuestro mensaje y no sólo en función de la calidad del producto o servicio y su precio ... porque somos humanos y, como tales, capaces no sólo de procesar datos ... sino también emociones ...

Lectura recomendada: www.seramejorquelocuentes.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario