martes, 13 de septiembre de 2011

¿La información es poder? ¿o la capacidad de comunicar?

La información es poder, siempre lo ha sido ... pero el escenario en que actuamos cada día ha cambiado considerablemente desde que se acuñó este axioma y el resultado, en mi opinión, es que la información sigue siendo poder pero con matices.

Los matices vienen porque hoy en día con internet y sus redes sociales todos tenemos acceso a mucha más información de la que podemos manejar, por eso el primer poder de la información no es la información en sí sino la capacidad de localizarla; quizá eso, salvando las distancias, también fuera así antaño pero lo que ocurre a partir del momento en que tenemos la información, esa que se supone es poder, sí ha cambiado ... porque igual que no es fácil localizar la información "buena" entre la maraña de datos, comentarios, opiniones ... que pululan por internet, la televisión, los periódicos ... tampoco lo es captar la atención del respetable y que nuestra información no se pierda a su vez en esa maraña; por eso creo que la capacidad para comunicar es el segundo poder de la información.

La conclusión a la que llego es que la información en sí hoy tiene un valor relativo, no absoluto como antaño, y que la diferencia que va de ese valor relativo al absoluto está en lo que uno hace con esa información y cómo lo hace: Si lo pensamos bien, vemos que (y no hay más que encender la tele para comprobarlo) ya  no se venden productos o servicios, se venden las experiencias que esos productos y servicios reportan ¿qué importa entonces la composición del producto en sí, su información? 


Este anuncio vende cerveza ... pero lo mismo podría vender horchata o unas gafas de sol porque lo que vende es la experiencia del verano, las vacaciones, calor, sol, playa ... sólo falta la letra pequeña diciendo: "beba usted una cerveza y aunque esté echando asfalto en Guadarrama en agosto se sentirá como si estuviera en la costa del sol bajo una palmera". ¿Y si, además, en los packs que compras en el supermercado incluyesen recetas de cocina con cerveza? ¿y si animasen a la gente a compartir sus experiencias y sus recetas? ¿y si ...? ... todo gira entorno a la cerveza en sí y nada trata sobre ella ...

No se si ando muy errada o atinada ... pero creo que la era de la imagen en la que todos estábamos seguros de vivir ha ido evolucionando y se está convirtiendo en la era de las percepciones ... luego el poder no está en la información, aún siendo ésta importante, sino en la comunicación ...

Y tú ¿qué opinas? (¿ves el botoncito "añade un comentario"? te está llamando, con voz sensual y atractiva ... la experiencia de comentario te espera ... ;-)

2 comentarios:

  1. ¡¡Qué buena reflexión, Berta!! No nos quedemos con el hecho de nuestras palabras; nuestro poder empieza en el mismo momento en el que tenemos "derecho a la palabra" aunque no la usemos... Me recuerda aquel sketch brutal de los Monty Phyton en la vida de Brian en el que uno de ellos decía que "aunque no pudiera parir, al menos quería tener el derecho a poder parir... aunque físicamente fuera imposible".

    Ahora hagamos un ejercicio: releyamos el post de Berta de nuevo y, todas las veces en las que pone la palabra "poder" sustituyamosla por "responsabilidad"; porque el poder sin responsabilidad es un ejercicio muy peligroso... ¿Captamos el riesgo del transfondo de todo? A mí se me ponen los pelos como escarpias...

    Un saludo, amiga!!

    ResponderEliminar
  2. Y qué atinado tu comentario Víctor ... porque el poder es una cosa y el uso que se haga de él otra bien distinta ... Imaginémonos a los políticos y periodistas ejerciciendo su poder de comunicar de forma irresponsable ... bueno ... igual no hay que echarle al asunto mucha imaginación ...

    Mil gracias Victor por tu visita y aportaciones!!
    Un abrazo
    Berta

    ResponderEliminar