miércoles, 27 de julio de 2011

Reflexiones de fin de curso sobre Social Media

Hace algunos días nos preguntaba Fátima Martínez en Facebook y al hilo de la llegada de google+ y el supuesto resbalón de microsoft con Tulalip, qué nos parecía el nacimiento continuo y constante de redes sociales: twitter, facebook, tuenti, quora, google+ ... por citar algunas ... La respuesta a su pregunta fue unánime: es un escenario saturador. Al parecer los grandes gurús de internet ven negocio en las redes sociales y cada gran corporación on line quiere tener la suya; la competencia es feroz pero la realidad es que resulta de todo punto inviable que, más allá de que sea por desempeño laboral o profesional, pueda nadie manejar con criterio y acierto su presencia en todas. Y lo que ya es el colmo es como, queriendo facilitar la inmersión de los usuarios habituales de unas redes sociales en otras, se facilita publicar a través de una en todas, es decir, estar en todas como en una publicando lo mismo ... como si todas fuesen lo mismo y saturando hasta el infinito y más allá a quienes nos siguen en una y otra red.



Como bien dicen quienes saben de estos asuntos, cada red tiene su foco y ni a nivel personal ni profesional tiene sentido desembarcar en todas, ahora bien ¿cómo puede alguien ajeno al mundo de las redes sociales, saber en cual desembarcar o no? la diversidad a la que parece que quieren llevarnos no hará sino debilitar lo que la redes sociales, el social media, podrían suponer a medio y largo plazo; y eso viene a significar, en mi opinión, que el nacimiento compulsivo de redes sociales no hace sino canibalizar el entorno y restarle posibilidades.

Comentábamos también hace semanas la dificultad de penetración del uso de las redes sociales a nivel profesional por los prejuicios, ideas preconcebidas varias, resistencia a embarcarse en "lo nuevo" ... que tanto abunda en los entornos laborales; y es que nos guste o no, la realidad es que el porcentaje de gentes para las que las redes sociales son chats, es jugar por internet y hasta perder el tiempo, es elevado ... por no hablar de quienes no las conocen ni tan siquiera de lejos.


Y si pensamos en los directivos, dicho así en general aún con lo injusto que suele ser generalizar, la cosa se me antoja más grave si cabe ... porque en España somos bastante adeptos de las organizaciones jerarquizadas, verticales, de las estructuras piramidales y de escalar en ellas ... cosa lógica por otra parte porque las promociones horizontales no conllevan ningún reconocimiento ni mejora salarial. Y esto choca frontalmente con la esencia de lo que son las redes sociales, incluso las profesionales/empresariales; en ellas no hay galones, mandos, ascensos ni descensos, hay colaboración y trabajo en red ...

Tiempo al tiempo, que dicen ... pero el tiempo, sin la acción y  reacción correspondiente, sólo nos llevará a repetir las mismas conversaciones un día y otro ... a vivir y revivir el día de la marmota ...


Este par de reflexiones conforman un escenario que, a pocos días de marcharnos de vacaciones, se me antoja desalentador ... si bien estoy segura que una vez hayamos descansado, oxigenado las ideas y disfrutado todo lo disfrutable y algo más del tiempo libre, veremos además un mundo de oportunidades ... eso sí, para encontrarlas o para crearlas habrá que picar piedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario