lunes, 11 de julio de 2011

No-uso, des-uso, mal-uso y uso profesional y empresarial de las Redes Sociales

Hablamos y leemos sobre el uso que las marcas hacen de las redes sociales, tanto a nivel de marketing on line como a nivel de Social CRM; y hablamos también de la importancia de estar y de estar bien ... de estrategia en social medida y de community managers ...

Vemos vídeos que demuestran la tremenda progresión de usuarios de redes sociales y elucubramos acerca del escaparate y foro que suponen para la venta on line ...


Pero entre la gestión de una marca en social media, el social CRM y datos impactantes como los que muestra este vídeo, nos perdemos asumiendo que todos estamos ya ahí ...  y no ... Tiendo a pensar que nos pasamos de ombliguistas ...

Miro a mi alrededor, tanto en el entorno laboral como personal, y lo que más veo relacionado con el uso de redes sociales es su no-uso, des-uso y uso rigurosamente lúdico y personal ... sólo se concibe el uso profesional de linkedin ... eso sólo por parte de quienes conocen linkedin y limitando su uso a gestor de currículum, no red social ni de contactos.

La realidad es que a día de hoy son más quienes consideran las redes sociales como un juego, una opción, un chat, un entretenimiento, un "estar con el ordenador" ... que quienes tenemos consciencia y conciencia de que, sea cual sea el futuro (que soy yo poco o nada visionaria), pasa por estar dónde se mueve la información y, hoy por hoy, es en las redes sociales. 

En base a esto, me parece de gran importancia y absoluta necesidad el trabajo de divulgación que desarrollan profesionales como Fátima Martínez. Y es que cuando una empresa se plantea su presencia en social media, lo que hagan o no sus empleados cobra gran importancia:

¿Cómo puede una empresa beneficiarse del uso de redes sociales por parte de sus empleados más allá de su presencia en ellas como marca?

La pregunta tiene miga … tras la introducción que he hecho, deduzco que lo primero que puede encontrarse la empresa es con el rechazo por parte de los empleados porque ni están en redes sociales, ni quieren estar, ni consideran que deban estar, no ven que les vaya a reportar beneficio alguno y sí más trabajo por el que consideran que no se les paga …

En esto como en todo, conviene andar listo … y tener muy claro de dónde se parte (saber, aunque sea de forma informal, qué presencia tienen los empleados en redes sociales) y dónde se quiere ir …

Saber dónde estamos no puede reportarnos más que ventajas: si sabemos qué sentimiento tienen los empleados hacia las redes sociales podremos definir los mensajes de manera que enlacen con ese sentimiento evitando rechazos innecesarios … y además detectaremos qué miembros de la organización mantienen ya una presencia activa y pseudoprofesional en redes y podremos convertirlos en aliados.

Pero nada de esto tendrá sentido si no sabemos dónde vamos, qué queremos … no vale “queremos estar” … queremos estar sí, pero por algo y para algo … estar por estar no sirve más que para ensuciar la imagen de nuestra marca.

Lo que hemos de tener claro es que las redes sociales representan oportunidades a nivel de marca, tanto si hablamos de marcas empresariales como personales y si, como marca empresarial, queremos aunar esas ventajas hemos de empezar por explicar a nuestros empleados las ventajas que puede representar para ellos el uso profesional de redes sociales por su parte … para sí mismos.

Aunque todo esto es, por supuesto, discutible y no es, por supuesto, más que mi opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario