domingo, 19 de junio de 2011

La generación de los sueños perdidos ...

Esto es sólo una reflexión al aire ... sobre las querencias, los sueños ... de quienes coqueteamos ya con la cuarentena ...

"Eso no tiene salida, elige otra cosa" ... y tras frases como esa va uno enterrando sueños, llenando de pragmatismo su vida, luchando por un futuro que va dibujando trazo a trazo ... desde la praxis ... 

Y pasados los años descubre que no le ha ido mal, ni bien ... le ha ido, sin más ... y empieza a rebuscar por los rincones porque la vida no puede ser sólo ir, sólo pasar ... y encuentra los pedazos de sueños perdidos dejados en los cajones, hundidos bajo todos los que-haceres y por-haceres ... Y los reune todos, los coloca sobre la mesa y los mira ... y siente la certeza de que esos trozos de pasiones pasadas han de pintar algo en su futuro ... La vida es la vida, no se puede dejar la praxis pero, al fin y por fin, decide uno que tampoco puede dejar los sueños ...

 

Y camino de los cuarenta piensa uno que ya podía haber reaccionado antes ... que a santo de que se han pasado diez años sin tan siquiera pensar en esas querencias naturales que, a modo de sueños perdidos, poblaban los rincones de su vida ...

Hasta que alguien te llama afortunado ... por tener sueños ... e ilusión por cumplirlos aún cuando puedan llegar, que llegarán, las decepciones y sin sabores ... pero eres afortunado por tener sueños porque sabes lo que quieres, sabes donde quieres ir ...

Entonces se da uno cuenta de que hay quien no tiene sueños ... que vive por instinto, por rutina, en función de lo que le ocurra sin buscar ni provocar nada ... sólo disfrutando de los buenos momentos y soportando los malos ... estoicamente todo, viendo la vida pasar ...

Conclusión: Somos hijos de una sociedad que ha roto los sueños de sus hijos ... los nuestros ...

No merece la pena lamentarse ... sí rebuscar por los rincones de nuestra vida y recuperar los pedazos de nuestros sueños perdidos ... 

2 comentarios:

  1. La búsqueda no debe cesar jamás, jamás...
    Buena reflexión que comparto, en mi caso desde más allá de los 40

    Ricardo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ricardo ... nos queda todavía media vida para buscar ... soñar ... y pelear ...
    Un abrazo
    Berta

    ResponderEliminar