domingo, 24 de abril de 2011

Separación de Poderes ¿dónde? ...ay! la Justicia...

A veces tengo ocurrencias ... y hoy es un día de esos ... de ocurrencias. Se me ha ocurrido, nada menos, que abrir las webs de El Mundo y El País y, en sus respectivos buscadores, escribir la palabra "Troitiño". Os animo a hacerlo ... aunque no sea más que para ver los titulares ... 

No seré yo quien critique, ni mucho menos juzgue, las líneas editoriales de cada cual; la línea editorial es algo claro y transparente, conocido por todos ... quien no sabe lo que lee, en cuanto a línea editorial se refiere, es porque no quiere saberlo. Pero no es menos cierto que entre la línea editorial y el posicionamiento político, de la mano entonces ya de la manipulación, a veces no hay más de un paso ... Que cada cual juzgue y forme su opinión ... la mía ... es en este caso intrascendente pues no es de El Mundo y El País de lo que pretendo hablar ... sino preguntarme si se nos habrán vuelto a la antigua Grecia la democracia y la justicia junto con su independencia y clarividencia visto lo que está acaeciendo y, a tenor de lo mismo, si la división de poderes ha optado por encerrarse en la Bastilla. 


Hay cuestiones que, más allá de quién y cómo las cuente, son como son:

Troitiño, con sus muertos a cuestas, está "fugado" aún cuando no se fugó; le dejamos irse y a continuación dijimos no bueno, mejor no ... tarde.

Un juez liberó a Troitiño, con la ley en la mano, y con la misma ley en la mano, los jueces se desdicen y dicen que Troitiño debe volver al hoyo del que nunca debió salir ... pero dicen también que no hay error ... que son interpretaciones de la norma ... Miedo me da tener unas leyes tan abiertas a la interpretación que tanto una cosa como su contrario pueden considerarse ciertos. Y miedo me da también que esa interpretación esté sujeta a convicciones personales de los jueces.

Los jueces son personas y como tales tienen sus convicciones, ideas ... no tengo ningún problema con eso ... pero sí con que usen "eso" y no las leyes y jurisprudencia correspondientes para ejercer su trabajo: el trabajo de un juez es impartir justicia en base a la ley, a la jurisprudencia e incluso la costumbre ... no en base a sus convicciones personales. Me quedo pasmada frente a la televisión mientras se habla de los jueces conservadores y progresistas, acólitos de PP y PSOE respectivamente, sin que nadie se espante ni se rasgue las vestiduras.


La justicia al servicio del poder se ha visto siempre a lo largo de la historia, la Revolución Francesa parece a veces más una ilusión que un  hecho histórico, pero verla no ya al servicio del poder sino de los partidos políticos en base al bipartidismo real que vivimos en España ... es para echar a correr.

Así nadie quiere cambiar la ley de partidos, la actual va muy bien a PP y PSOE que son al fin y a la postre los que parten el bacalao, ni que decir tiene, que va bien a los nacionalistas y los demás ... a galeras a remar.

Necesitamos una regeneración social y cultural ... y sugiero que empecemos por la política que es, al fin y al cabo, la punta de iceberg de esta sociedad, lo que se ve ... porque a lo que se ve es a lo que uno se acostumbra, son los esquemas que solemos repetir...


Y regenerar nuestra vida política, más allá de mandar bien lejos, de una sonora patada en el culo, a todos los corruptos con sus corruptelas, pasa por una ley electoral más justa en la que cada voto valga lo que tiene que valer, ni más ni menos.

Me pregunto si con un sistema tan consolidado al servicio de sí mismo y de los mismos es posible ese cambio ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario