jueves, 14 de abril de 2011

De lo legal y lo ético

Leyendo la prensa en los últimos días y, sobre todo, viendo a ratos alguna tertulia de TV, he pasado de mi habitual hastío hacia los políticos que sufrimos al más profundo asco, así, sin paños calientes ni anestesias.

Por una parte está el hecho de que vivimos en campaña electoral, cuando no es por elecciones municipales es por autonómicas sino por ambas y luego, claro está, las generales ... Además el tiempo y los tiempos han encogido con los años; cuando nuestros padres estaban en la treintena cuatro años era un mundo, hoy, desde la treintena, veo que cuatro años pasan sin que te de tiempo ni a enterarte ... cosas de los ritmos de vida porque durar, vienen a durar lo mismo; la cosa es que no bien terminamos una campaña electoral ya toca planificar la siguiente... Y no es baladí vivir en campaña electoral ... lo que significa es que los políticos piensan constantemente en clave de partido político, que su enfoque y su foco están en el partido y su estrategia recoge objetivos de partido ... ¿y la visión de estado, de país? ni está ni se la espera.

En las empresas estamos hartos de oír, y también de clamar, lo asumo, ¡visión global! ¡enfoque al cliente! ... pero nuestros políticos, los gestores de este país, dicen ¡visión de partido! ¡enfoque a mis votantes potenciales! Y todo esto cansa mucho, hastía ... nuestros políticos aburren a las ovejas porque ya sabe uno lo que van a decir antes de que ni tan siquiera abran la boca.

 


Pero nada es constante en esta vida ... y ante nuestros ojos, a medio camino entre la impavidez y el asombro, la situación degenera paulatinamente: a la visión de partido en detrimento de visión de país y de estado se suma el "a cualquier precio" ... y vemos como cada cual defiende y tapa a sus corruptos con argucias varias, regalando de cuando en cuando alguna cabeza de turco, minimizando los delitos que penden sobre sus cabezas y, sobre todo, sacando a relucir las faltas del contrario ... el consabido ¡y tú más!

Vemos entonces listas electorales como las de Valencia, llenas de imputados ... pero no pasa nada, son tres trajes ... y vemos a la ex-ministra Trujillo rompiendo papeles que no ha leído porque ¡no hay delito! ¡no lo ha dicho un juez! mientras no haya delito ... 

Me pregunto dónde ha quedado la ética y me llego a plantear si será necesario legislarla ... claro que lo digo como una mera sugerencia retórica (ya sólo falta eso, que nos legislen directamente la ética) ... pero lo que no es retórico es la ética en sí, o al menos no debería serlo. Lo que no es ético es presentarse a unas elecciones estando imputado por chorizo, lo que no es ético es aprovecharse del cargo de tu padre para hacer negocios con dinero público ... y me importa un bledo si hablamos de delitos, de faltas o de nada ... sencillamente no es ético, nada más.

Pero eso es lo que votamos, porque si no lo votásemos no estaríamos así ... si el PP supiera que en Valencia no votará ni el tato a sus imputados o si el PSOE supiera que nadie votará al equipo del padre del comisionista, tanto los imputados como el equipo del padre del comisionista durarían en sus cargos lo que un caramelo a la puerta de un colegio.

Y el triste problema de fondo es ese ... que jugamos con estas cartas, no rompemos la baraja y exigimos honestidad y ética ... somos el país de la picaresca, lleno de Lazarillos más preocupados por arrimarse al imputado y al comisionista que por echarlos a todos de la vida pública de una sonora patada en el culo, con perdón.

Lástima que la clase política dominante no sea de la que considera que debe liderar a los ciudadanos de este país y ser mejor ejemplo de lo que lo es el propio país, lástima que sean también Lazarillos de Tormes.

Lo que me pregunto es, mientras los gestores de este país están a sus campañas, pergeñando sus corruptelas, de mitin en mitin, acusando al contrario de lo propio e, imagino, gestionando más o menos el dia a día ... ¿quién está trabajando para sentar las bases del cambio de modelo productivo que necesitamos si queremos salir del hoyo en que vivimos actualmente?

Sólo una breve nota para aclarar, por si no está suficientemente claro, que no pretendo caer en el "todos los políticos son iguales" porque los políticos son personas y, como tales, cada uno es de su padre y de su madre ... lo que digo es que el propio sistema empezando por la ley electoral, la confección interna de los propios partidos y la sobredimensionada estructura de la administración pública, facilitan el ascenso de los estrategas políticos sobre los brillantes gestores y estrategas y crean el caldo de cultivo perfecto para el nacimiento de grandes y pequeñas corruptelas. Y en todo esto tenemos responsabilidad TODOS, los votantes, los votados ... y los que nos abstenemos de lo uno y de lo otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario