viernes, 29 de abril de 2011

Crisis: euros, personas ... e ideas

Hoy ... se me ha ocurrido pensar en la crisis ... ya veis ... unos días de vacaciones y en qué ocupo las neuronas ... ahora eso sí, será la relajación mental pero ... he pensado en ella de otra manera, con otro enfoque ... ¿me diréis qué os parece?

Veréis ... estamos como estamos por la crisis financiera mundial, por la explosión (implosión más bien...) de la burbuja inmobiliaria, por los niveles de corrupción, por las pésimas gestiones públicas y privadas, por el ninguneo a la innovación y creación, por el acomodamiento general, por... por un potaje de cosas, cada una en diferente medida, que está resultando de un indigesto que ni con sales de frutas ...

Vivimos una época de gran desarrollo tecnológico, supongo que en los libros de texto del futuro (ebooks o vaya usted a saber qué formato tendrán...) aparecerá reflejada como la revolución tecnológica; la tecnología debe facilitarnos la vida ... y ahorrar costes ... Esto viene siendo ganar tiempo, todo se hace más deprisa que años atrás ... En cambio, y como contraposición, nos quejamos amargamente de la falta de tiempo ¿dónde está el tiempo que ganamos con la evolución y desarrollo tecnológico? pero esto ya es entrar en el terreno casi filosófico ... que no es el objeto de este post.


La cosa está en que todo el desarrollo tecnológico, igual que el industrial en su día, nos cambia el entorno, el ambiente ... lo cambia todo. Y ese cambio de "todo" exige también un cambio de mentalidad y enfoque que no estamos demostrando. La idea es que si para producir un coche se necesitaban X personas y ahora, con la automatización de las cadenas de producción, se necesitan X-Y y además se ahorran costes ... algo habrá que hacer con los excedentes ... tanto de personas como de euros.

Me da la sensación que en ese sobrante se nos va la vida ... porque en lugar de invertir en innovación, una innovación que permita crear nuevas empresas con nuevos objetos y objetivos en un nuevo entorno lo que hacemos es utilizar los euros sobrantes para pagar subsidios a las personas sobrantes ... cuando no robarlos, directamente, que también pasa...

Tengo la sensación de que un halo de mediocridad lo cubre todo, de que jugamos a no perder más que a ganar, de que más vale lo malo conocido, de que no vaya a ser qué ... y bajo ese manto de mediocridad y miedo, mueren los sueños y las ilusiones ... y con ellos las buenas ideas; porque las buenas ideas no brotan de la sabiduría y el trabajo, aún cuando en ellos se sustentan, nacen de la perseverancia, de la ilusión, de la fe ... y en la era de la mediocridad todo esto significa riesgo ... y el riesgo es subyugado por el miedo.

Además, para acabar de rizar el rizo, están los que entienden que esto de hablar de ideas es palabrería, humo ... olvidando que el teléfono fue una buena idea, como lo fue la electricidad y tantos otros ...

Y es que la cosa es de sentido común ... ¿para qué vamos a utilizar todas las opciones y posibilidades nuevas que nos ofrece la tecnología y el tiempo que nos ahorra? ¿para hacer lo mismo que hacíamos antes de la misma forma? vamos no fastidies ...



La viñeta de Forges es dura ... pero tremendamente clara: de nada sirve entrar en un libro, o un blog o una web ... sino dejas que ellos entren en ti; somos meros observadores de la vida, vivimos como las vacas mirando al tren ... y así no se sale de una crisis ... ni se cambia de época ... y me temo que eso es lo que nos toca, superar una crisis cambiando de época.

2 comentarios:

  1. La verdad es que llevamos mucho tiempo aceptando todo lo que nos echan,sin plantearnos nada en profundidad y acomodándonos a todo lo que sucede sin inmutarnos. Creo que va siendo hora de reaccionar ante todo lo negativo que nos rodea, que es mucho en la actulidad.

    Buen post para indicar la necesidad de tomar postura.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Chela por tu visita y por tus palabras .... como imaginarás estoy muy de acuerdo en lo que dices ... debemos reaccionar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar