domingo, 17 de abril de 2011

90 años cumplidos

Abril, sábado ... un bonito día primaveral ... y allí estaba ella, en la puerta de la casa, apoyada en su garrota, tan pequeña como la recordaba aunque un poco más encogida, quizá por el peso de los 90 años cumplidos sobre sus espaldas, por el peso de todo lo vivido ... Su bisnieto, tres años aún no, fue el único que no tuvo que agacharse para abrazarla.

Ha perdido mucho oído, también algo de vista ... le cuesta caminar, el colesterol y la tensión no le permiten cometer esos excesos que la hacen feliz ... pero tal día como hoy no perdona un buen pedazo de pastel de nata y chocolate. Y su mente conserva toda su lucidez.

Pregunta por las vidas de sus nietos, por el trabajo, por como crecen sus bisnietos, cuenta de unos y de otros ... y entonces alguien dice 1921 ... y todos echamos la vista a atrás, a los 90 años que han pasado y ella, pareciendo leernos la mente dice "ha cambiado mucho la vida, algunas cosas son mejor ahora ..."

"las guerras son temerosas, y más entre hermanos ... Yo era una niña, estaba en la escuela ... iban a buscarnos y nos llevaban de manifestación a los pueblos ... nos recibían muy bien ... aquí venían otros de manifestación ... no, no, aquí no llegó la guerra ... un día nos fuimos todos del pueblo porque decían que venían los rojos pero no vinieron ... A mí se me murió un hermano en la guerra, era el mayor ..."


"mi madre me dijo "tienes que volver a parir" eran gemelos, uno murió a los tres meses, una pena ... esas cosas ahora no pasan, antes se paría en casa y ¡qué sabíamos! ..."

Los recuerdos vividos, vívidos ... luz en la mirada, fuerza en el abrazo "¡90 años! no me lo creo ... pasa muy rápido la vida ..."

1 comentario:

  1. Este es un relato lleno de cariño para esa abuelita de 90 años.
    Deberíamos escuchar más a nuestros mayores y quizas haríamos un mundo mejor.

    un beso para tí y otro para la abuelit
    Bego
    @bego48

    ResponderEliminar