viernes, 18 de marzo de 2011

Polivalentes, expertos y otros gurús …

Hace pocos Juan Martínez @juanmartinez compartía un Caso Práctico en Twitter y Linkedin: Personal Polivalente.

Me interesó porque yo experta, lo que se dice experta … claro que depende a partir de dónde se es o no experto, o se declara uno experto … Aunque, más allá de expertos, y gurús que no son tales pero se etiquetan así porque lo que sí son es expertos en marketing personal, lo cierto es que hay perfiles profesionales especializados y polivalentes.

Y lo duro del asunto es que al final, con esa tendencia a la simplificación que solemos tener, asociamos polivalente a mediocre y experto a sabio … y con la misma nos cargamos el espíritu del renacimiento que defendía y abogaba justo por lo contrario. Y, como en todo, ni tanto ni tan calvo, hay expertos mediocres y hay polivalentes mediocres…



Casos hay de perfiles polivalentes desarrollando un trabajo para el que se contrata finalmente un experto y … ¡hay quien nos mandó!

E igualmente casos hay de perfiles polivalentes desarrollando trabajos para los que, sencillamente, no tienen la formación ni experiencia ni, por extensión, el expertise necesario y… ¡hay quien nos mandó también!

Por otra parte, también es cierto que aún por muy polivalente que sea un perfil, siempre hay algún área de la que se sabe un poco más … porque estoy hablando de perfiles polivalentes, no de gentes que no saben qué hacer y van dando tumbos profesionales…; pero aquí surge otro problema … líbreme Dios de poner en mi curriculum que soy experta en soporte a equipos directivos, la assistant o secretaria de dirección de toda la vida (vida moderna, claro), lo mismo más de uno, en este país de basta cultura de management, se piensa que soy experta en fotocopias y cafés … y ahora con la nespresso tiene poco futuro ese perfil … Además, al fin y al cabo, tres años de 10 o 12 tampoco son tantos.

Y llegados a este punto, pienso que precisamente el perfil de secretaria de dirección es el perfil polivalente por excelencia … no tienes que ser economista, ni experto en gestión de proyectos, ni en cadenas de suministro, ni en tecnología, ni en comunicación, ni en marketing, ni en ventas, ni en gestión de personas … ni en nada … pero tienes que saber de todo para entender todo lo que pasa por el mail, mesa y cabeza de los directivos y equipos de mandos intermedios con los que trabajas.

Para no irme del tema... lo que me pregunto es cómo se vende un perfil profesional polivalente, es decir, cómo se convierte la polivalencia en una competencia en lugar de un hándicap: probablemente conceptos como visión global y capacidad de gestión ayuden pero no resulta fácil escapar de las supuestas connotaciones negativas asociadas a la polivalencia. 

Aquí tenemos un paradigma que romper porque cuando, desde tu perfil polivalente, intentas reconducir tu carrera profesional a un ámbito para el que crees tener las habilidades y competencias necesarias y un algo de saber de lo que hay que saber para ese nuevo camino que quieres emprender, acaban por salir palabras como experto, dominar ... y sale de nuevo la asociación de polivalencia con insuficiencia.

Creo en los perfiles polivalentes, claro que no es un gran mérito siendo yo uno, y siendo también de quienes creen en las capacidades, competencias, habilidades y talentos de las personas más allá de su expertise. 

Mi conclusión: la visión y gestión desde un perfil polivalente aporta una dosis de visión global del negocio de la que carecen los perfiles más especializados, si bien carece a su vez del detalle de un perfil especializado; por tanto no deberíamos pre-juzgar y sí pensar que no existen los buenos o malos perfiles, existen los buenos o malos profesionales más allá de su polivalencia o expertise. Sin olvidar que, probablemente, es más fácil una evolución natural a través de la experiencia de la polivalencia al expertise que a la inversa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario