miércoles, 2 de febrero de 2011

No es fracaso escolar, es fracaso social

Hay noticias que son como un golpe en toda la cara ... o en la boca del estómago ... como las que hemos leído últimamente respecto al fracaso escolar en España.

Este dato no es más que la demostración de que tenemos un sistema educativo que hace aguas por todas partes, desde su propia base...y me lo encuentro mientas busco colegio para mi hijo... Vaya por delante que no voy a hacer un sesudo análisis del sistema educativo, unas pinceladas sobre el enfoque, poco más ...

¿Cuál es el objetivo de la enseñanza? enseñar, respuesta de perogrullo pero ¿enseñar para qué? ¿con qué objetivo? estudiar, sí pero ¿para qué? para tener una carrera ... ah vale... ¿por qué? porque hay que estudiar, porque sino estudias lo tienes muy difícil ...

Con estos enfoques y argumentos, así nos luce el pelo... Claro que pensamos que quien sabe mucho es el mejor profesor, por algo los profesores se designan vía oposición ... Ese sistema puede funcionar a nivel universitario, pero a nivel escolar un profesor tiene que transmitir ilusión y ganas de aprender, debe mantener bien despierta la curiosidad de los niños y su enorme capacidad de aprendizaje, no caparla con el soberano aburrimiento del estudio... ¿el conocimiento? el conocimiento se adquiere en cualquier momento, cuando la predisposición y actitud del niño es positiva ... Y con unas mentes en blanco, abiertas y despiertas las habilidades y capacidades innatas de cada niño se van dejando ver, igual que sus debilidades y a partir de ahí se puede construir...

Pero falta también orientación, la cosa es "el niño va bien en lengua pero flojea en matemáticas, hay que apretarle" y venga, clase de matemáticas ¡hijo que las matemáticas son muy importantes! ¡tienes que ir por ciencias que las letras no tienen salida! y frases de este calado y de esta lógica ... Es duro y triste decirlo pero no sabemos cual es el potencial de los niños y jóvenes ... malamente podemos orientarlos, ayudarles ... lo que sí hacemos, divinamente además, es fabricar ninis porque si lo que hay que hacer no me va y lo que quiero hacer no hay que hacerlo ... pues nini y a correr ... fracaso escolar.

El fracaso no es escolar, es social ... no hay mayor germen de sociedad hastiada y fracasada que el fracaso de su sistema educativo ...

Hay aspectos en los que empezamos a ver la luz ... se empieza a hablar de la selección de personal por competencias, no sólo por currículo ... me parece un enfoque muy acertado porque el conocimiento se adquiere, las competencias se tienen o no se tienen, se pueden trabajar, sí pero si se trabaja sobre lo que se tiene se llega mucho más lejos que si se trabaja sobre lo que no se tiene exigiéndose a sí mismo algo para lo que no se tienen las habilidades necesarias... ¡ay si el currículo fuese en línea con las competencias! ¡ay si ya se fuesen viendo las competencias de cada cual en el colegio!  cuánto fracaso escolar, o lo que es lo mismo,  cuánta riqueza y potencial perdido atesora este país ...
 

"Quiero que mi hijo estudie"... pues a mí que el mío sea abogado, médico o astronauta me importa un bledo ... lo que quiero es que sea una persona con la mente abierta siempre, que disfrute de cuántas más cosas mejor, que sepa que es lo mejor de si mismo, y lo peor para que no se pida a sí mismo lo que no puede dar... ni deje de pedirse lo mucho que podrá dar ... 

Difícil objetivo porque no hay un currículo educativo que explique cómo se enseña eso ... pero al menos sí sabemos como no se enseña: 

No se enseña incidiendo día tras día en lo defectos con el supuesto ánimo de corregirlos, intentando convertir la educación en un corrector de personas; no se enseña obviando lo bueno porque eso va solo ... yendo solo pasa lo que pasa, que a veces se pierde ... y es que ¡qué santa manía de educar con modelos, prototipos como si fuésemos coches! esto es lo que hay que hacer, esto es lo que hay que ser ... 

Observemos a nuestros pequeños, veamos dónde está su riqueza, su grandeza, sus habilidades innatas ... ayudémosles a manejar sus carencias, y corregir sus defectos en la medida de lo posible, sí pero sobre todo ayudémosles a potenciar lo mejor de sí mismos, a basar en sus fortalezas su futuro ... Así crecen personas con inmensas posibilidades de ser felices ... ¿alguien quiere otra cosa para sus hijos? que se lo haga mirar ...

10 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo Berta. El fracaso educacional tiene su germen en el fracaso social. Es un problema de base. ¿cuanto talento se ha desperdiciado por una incorrecta planificación? ¿Por qué se ha enseñado para aprender de memoria pero no para pensar? ¿por que no se han desarrollado las competencias y habilidades? En fin, que da para mucho.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en que el fracaso escolar es un fracaso social como no podría ser de otra manera. Estoy de acuerdo contigo prácticamente en todo.
    Sólo añadiría un aspecto particular de este problema en España, el pendulazo.
    Pasamos de niños irrompibles del franquismo que podían soportar todo tipo de duras disciplinas, castigos, exigencias y adversidades. A niños delicados, mimados, irresponsables e incapacitados para el esfuerzo.
    ¡Qué bien nos vendría un término medio!
    S.s.s. Otroquetal

    ResponderEliminar
  3. Fernando, Ramón ... muchas gracias a ambos por vuestra visita y comentarios ... compartimos opinión como tantas veces ... Es efectivamente un tema de mucho calado y que da para muchos análisis. Y el equilibrio ... que os voy a decir ... yo soy fan del equilibrio, en él está la virtud...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me gustan tus posts. Son amenos y "vividos". Otros escribimos "tostones"
    En mis opinión, el problema con el sistema educativo es que continuamos guiados por los modelos mentales del siglo XIX.
    Continuamos dando mas importancia a los resultados que al método.
    Bajo el punto de vista del estudiante lo importante es aprobar los exámenes. Bajo el de los colegios y universidades conseguir los objetivos de aprobados (gestión por objetivos, ¿te suena?)
    Lo importante es el método, la didáctica: conseguir la motivación intríseca de los estudiantes, mejorando el método y el propio sistema desde una óptica distinta.
    El sistema educativo actual es un fiel reflejo de los sistemas organizativos en general (empresas, administraciones públicas, etc..).
    Tal como dijo Edwards Deming en los años 80 tardaremos décadas en entender que exiten otras formas de gestionar y entender las organziaciones, entre ellas, las educativas.
    Vaya tostón.....
    JM

    ResponderEliminar
  5. Hola Berta,
    Me ha gustado mucho tu análisis, sobre todo por la sensatez y el sentido común que dejas ver. Con mucha frecuencia nos complicamos la vida y se la complicamos a ellos olvidando lo fundamental, que es, como bien dices, potenciar lo mejor que tiene cada uno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Suscribo cada punto y cada coma. Enhorabuena por poner palabras a mi pensamiento (y al de muchas otras personas, espero)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. José María ... mira que me acordé de tí mientras escribía el artículo ... y es que el sistema educativo es un sistema como el empresarial ... necesitado de una reinvención, de una revisión y renovación de la raíz a las puntas...
    Muchas gracias por tu visita y por tu interesantísima aportación... que de tostón nada de nada, ya te lo digo yo...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Nicolasa, Javier ... muchas gracias por vuestra visita, y por dejar vuestra huella en este blog... Bienvenidos!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. La culpa principalmente es del profesorado (no hablemos ya de los maestros). La mayoría de los maestros que conozco querían estudiar otra cosa y se fueron por ahí porque era más fácil que el resto.

    Esto hay que cambiarlo, profesorado debería ser la carrera más complicada de todas con diferencia. Y si a esto le añades un 300% más de presupuesto en educación (que es lo que nos falta, no una sobre-inversión) el problema se arregla con el tiempo.

    ResponderEliminar
  10. comparto los dos problemas que apuntas: profesorado inadecuado y falta de presupuesto ... pero eso no es en sí discrepante con lo que yo comento en el post, es más, es complementario ... piensa además que los profesores no sólo son los diplomados en magisterio... los profesores de instituto son licenciados en diferentes ramas y "preparados" como profesores con el CAP (curso de aptitud psicopedagógica), yo lo hice ... y me reservo mi opinión sobre su utilidad ...
    Muchas gracias por tu visita, y por tu comentario!!
    un abrazo

    ResponderEliminar