domingo, 2 de enero de 2011

Reflexiones 2011: Ley Antitabaco y Cheque Bebé

El primer post del año quiero dedicarlo a reflexionar sobre dos novedades que nos ha presentado ya 2011 y que son para mí muy ilustrativas acerca de la sociedad que estamos construyendo (o destruyendo...según se mire...):

- Se acabó fumar en lugares cerrados e incluso en algunos abiertos como las cercanías de los hospitales o parques infantiles.



- Se acabó el cheque bebé

Así a bote pronto las dos medidas parecen hasta lógicas: 

Personalmente no fumo, no he fumado nunca más allá de algún cigarro en las noches de copas hace ya años y no me gusta el olor del tabaco; me molesta salir a comer y regresar a la oficina oliendo a humo de tabaco y me molesta más respirar el humo de los cigarrillos ajenos que no va nada bien a mis pulmones.

Respecto al cheque bebé, estamos en crisis ... el estado no llega a fin de mes y hay que recortar, parece un recorte fácil, al fin y al cabo era una medida estilo "café para todos" y entre los damnificados por ella habrá quien no se de ni cuenta; además es una medida que aporta poco, puede ayudar o tapar un agujerillo pero es un dinero que llega y se va, que no le soluciona la vida a nadie (todo lo más un momento puntual)

Ahora bien... ¿y si profundizamos un poco más en lo que suponen ambas medidas?

Lo primero que me pregunto es por qué no puedo abrir un bar para fumadores ... Fumar es legal, deja además buen rédito al estado a modo de impuestos ... pero no puedo abrir un bar para fumadores. Me parece un ejercicio de cinismo e hipocresía, muy propio de nuestra sociedad por otra parte, vender tabaco y prácticamente prohibir fumarlo y me parece también un recorte a nuestra libertad disfrazado de respeto al no fumador: nadie tiene derecho a echarme a la cara el humo de su cigarro pero tampoco tengo yo derecho a prohibir a nadie fumar, al menos no mientras el tabaco sea una droga legal; en los juegos de libertades solemos perder el equilibrio y es que el equilibrio está en el respeto y una sociedad tan individualista y ególatra como la nuestra no sabe ni lo que es...

Lo segundo que viene a mi cabeza es risa, risa triste e irónica ... y es que la anulación del cheque bebé, junto con la no prolongación a 20 semanas de la baja maternal sería cómico si no fuese trágico: aquí andamos, llevándonos las manos a la cabeza porque no vamos a poder pagar las pensiones, y retrasamos la edad de jubilación dos años, como previo aviso a retrasarla tres años más porque sabemos que ni así llegaremos a pagar las pensiones en el futuro... porque somos una sociedad cada vez más vieja, porque vivimos más y nacen menos. 

La natalidad no llega a los dos hijos de media...y digo yo... ¿no podría solventar, al menos en parte, el problema del envejecimiento de la población el incremento de la tasa de natalidad? ¿qué pasa? ¿no queremos hijos? mentira y gorda... Lo que pasa es, por ejemplo, que no me llegan los días de vacaciones para cubrir todos los días no lectivos más los días en los que mi hijo está enfermo y si no me llegan con un hijo con dos me puedo morir de risa. Quien tenga hijos que se organice, que tire de abuelos, vecinos, amigos, primos y demás familia si puede y si no que pague para que le cuiden al niño (así, como si fuera un perro ¿quién se queda con él que tiene fiebre?). Y como esta es la sociedad en que vivimos, como no entendemos que los niños son el futuro de todos y no sólo de quienes los tienen, como no entendemos que la educación de esos niños marcará el destino de todos los que vivimos en esta sociedad y seguimos pensando que cada palo aguante su vela, a mí que nadie me hable de tener un segundo hijo ni un tercero.

En mi opinión, lo más grave de la supresión del cheque bebé no es el asunto económico, si bien sé que hay familias para las que suponía una ayuda importante, es lo que subyace a esta medida lo que más me preocupa: la supresión real de medidas que ayuden a la conciliación; no se trata de los derechos de padres y madres sino de los derechos y necesidades de los niños y del futuro de nuestra sociedad que es también nuestro futuro. 


Una sociedad que no entiende, valora ni respeta la importancia de la educación de sus niños a todos los niveles, es una sociedad que seguirá envejeciendo y envileciéndose por igual.

En resumen, mi reflexión de inicio de año es que somos una sociedad hipócrita, que juega en exceso con las libertades propias y ajenas, egoísta e inconsciente ... Anda que no tenemos trabajo para 2011 ...

1 comentario:

  1. Yo soy fumadora y sé que el humo perjudica los pulmones, pero lo que me preocupa es que ver a los cercanos parados también perjudica la mente y desde luego la salud es cuerpo y mente.Un saludo

    ResponderEliminar