jueves, 2 de diciembre de 2010

Que sí, que no ...

Donde dije digo...:

En julio de 2007 el gobierno anuncia en el congreso una ayuda de 2.500 euros para cada familia que tenga o adopte un niño. A partir de noviembre de ese mismo año comienzan los pagos correspondientes a esta subvención, ayuda o como queramos llamarlo.

En enero de 2008 el gobierno anuncia la devolución de 400 euros, vía IRPF, a todos los contribuyentes

Digo Diego...:

En mayo de 2010 el gobierno anuncia la supresión del cheque bebé, esto supondrá un ahorro superior a los 1.000 millones de euros al año. Esta medida será efectiva a partir de enero de 2011.

En mayo de 2010 el gobierno anuncia, junto con otros recortes, la supresión de la deducción de 400 euros, quedando únicamente vigente para las rentas inferiores a 8000 euros al año y  parcialmente para las rentas entre 8000 y 12000 euros al año.

En diciembre de 2010 el gobierno anuncia la supresión del subsidio de 420 euros para aquellos parados que hayan agotado sus prestaciones por desempleo.


Hasta aquí los hechos...innegablemente ciertos y veraces; cada cual puede extraer de ellos las conclusiones que le parezca, a continuación, las mías:


En una primera lectura de estas seis medidas sólo me cabe pensar dos cosas: o este gobierno no ha sabido medir las consecuencias económicas de sus decisiones y ha tenido que dar marcha atrás una vez que la tozuda realidad les ha hecho ver la inviabilidad de las mismas, o bien han medido perfectamente las consecuencias políticas de la implantación de estas medidas en primera instancia sin valorar, o directamente ignorando, su sostenibilidad en el tiempo.

En una segunda lectura me pregunto cuánto nos habrán costado a todos los españoles estas tres decisiones políticas que no han servido más que para ser revocadas... Se ha tratado de entregas de dinero a fondo perdido, que han podido suponer un alivio puntual para quienes las hayan recibido pero nada más.

Y en una tercera lectura me pregunto si no hubiera sido mejor, en lugar de dar 2500 euros por cada hijo en el momento de su nacimiento o adopción, invertir ese dinero en políticas que reforzaran la conciliación vida personal / laboral una vez que las bajas maternales tocan a su fin (más guarderías públicas,  deducciones para las empresas por tener empleados con reducciones de jornada...). Si en lugar de una deducción de 400 euros lineal inicialmente y para rentas inferiores a 8000 euros y, degresiva, hasta 12000 no hubiera estado mejor invertir ese dinero, junto con los 420 euros para los parados que hayan agotado su prestación por desempleo, en medidas que incentivaran la creación de empleo apoyando especialmente a PYMES y autónomos con personal contratado.

Una última reflexión: hablar de política social ¿es hablar de subsidios y subvenciones? de hecho parece que así es y me parece un planteamiento erroneo... Un subsidio o subvención  en esto es pan para hoy y hambre para mañana, es un gasto...en política social, como en otras muchas cosas, me gusta más la inversión que el gasto... 

1 comentario:

  1. ZP en la primera legislatura se encumbró en lo mas alto, todo fué viento en popa, hasta que llegaron las vacas flacas, dejandole a los pies de los caballos.
    Las medidas que citas y otras que no citas, las fué tomando a golpe de ocurrencia por motivos electoralistas o en las caidas en las encuestas.
    Hasta llegar donde hemos llegado, imposición pura y dura por el exterior, obligandole a tomar medidas contrarias a sus principios, que estoy seguro, jamas pensó que tuviera que llevar a cabo.
    Saludos

    ResponderEliminar