miércoles, 15 de diciembre de 2010

El futuro de Europa o nuestro incierto futuro

He leído un artículo de opinión en el Suplemento Mercados (las páginas salmón de toda la vida) de el diario El Mundo del pasado domingo que ya de por sí da para pensar: "La 'razón pura' del euro" de Enrique Mora.

En su artículo Enrique Mora comenta la situación de la moneda única desde una perspectiva global: dice que el problema del euro no es lo que ocurre en Grecia o Irlanda sino lo que ocurre en la Unión Europea. Me parece, a priori una visión muy acertada, no podemos seguir enganchados en la visión local como los nacionalistas al uso, tenemos que elevarnos un poco del terreno y observar la realidad globalmente. 

Habla también Enrique Mora de algo que empieza a sonar en algunos mentideros sociales: la posible vuelta a la peseta y renuncia al euro porque, visto que la Unión Europea no desarrolla las políticas monetarias que nos facilitarían la recuperación, recuperemos nosotros nuestra moneda, hagamos esas políticas y santas pascuas... Pues según Enrique Mora esa opción sólo nos llevará a un corralito; y bien pensado ¿quién va a confiar en una moneda recuperada sólo para hacer politicas-trampa que hagan resurgir la economía de un país? y si los inversores no confían y por tanto no invierten ¿de qué servirán esas políticas? de poco o nada, me temo...

Pero el punto que me ha parecido más intersante del artículo es en el que trata de la debilidad del euro: nos dice que el mercado ataca a las economías más débiles de la Unión Europea no por su propia debilidad sino por ser los eslabones más débiles de una moneda, el euro; lo que nos viene a decir es que desde Bruselas se proponen continuamente medidas para recuperar a los países en problemas pero que hacer eso es tratar el síntoma de una enfermedad y no la enfermedad en sí, volviendo de nuevo a la debilidad del euro.

Y ¿qué es para Enrique Mora la debilidad del euro? pues no es otra cosa que la falta de políticas fiscales y económicas convergentes; y es que...si tenemos una moneda común, pero cada país tiene su propia política económica...¿de qué nos sirve la moneda común? Termina el artículo confirmando que, obviamente, implementando políticas comunes se pierde soberanía a nivel local pero que ese es el único camino.

Este último apunte es, en mi opinión, la clave de mucho de lo que está ocurriendo; se ha construído una Europa unida a golpe de no se sabe muy bien qué pero desde luego no se ha trabajado lo más mínimo para generar un "espíritu" europeo, nuestra mentalidad sigue siendo totalmente local, de país y, de hecho, la bandera de la Union Europea se asocia a una entidad económica más que social o cultural; ésto, que es un mal endémico de la UE pues está presente desde su mismo nacimiento, no ha hecho más que agravarse con las ampliaciones, especialmente con la última apliación...

Veo muy difícil que se lleguen a diseñar y poner en práctica políticas económicas y fiscales comunes que hagan que países como Alemania o Francia y no digamos Reino Unido, pierdan soberanía porque para que un país admita y asuma esa pérdida tiene que creer de verdad que pertenece a algo más grande, y no sólo en sentido físico, que sí mismo; esa sensación está muy lejos de la actual Unión Europea ¿por qué? porque si la política ecómica está a medio hacer no os quiero ni contar cómo están las políticas relativas a lo cultural y lo social...son inexistentes. No hay de facto ningún vínculo entre los países de la UE más allá de la moneda única y el tratado que firmaron en su día, es imposible pensar con mentalidad europea en lugar de mentalidad local porque Europa no existe más allá de un papel y un papel moneda, no existen vínculos culturales ni sociales suficientemente sólidos que nos permitan construir sobre ellos esa Europa de la moneda única y políticas económicas y fiscales convergentes.

Y conste que no creo que el problema sea que no existan nexos de unión entre los diferentes países de la UE, existen, pero son siglos de historia a nuestras espaldas haciendo la guerra cada uno por nuestra cuenta e incluso entre nosotros para que la mera firma de un papel y creación de una moneda común genere el espíritu europeo, hacía falta algo más...

Y llegados a este punto ¿qué nos deparará el futuro? no tengo ni la más remota idea...mantener vivo un euro defragmentado, sin política económica de la que sea el centro porque cada país seguirá teniendo la suya orquestada malamente desde Bruselas no parece una buena opción, volver a la peseta es casi peor... 

Mira que soy yo de términos medios y aquí no lo veo...sólo veo futuras luchas fratricidas en el seno de la UE porque la realidad es que, no cediendo soberanía a la Unión, lo que se hace es convertirla en el cuadrilátero perfecto para la lucha entre soberanías; especialmente en tiempos de crisis, cada país defenderá con uñas y dientes las políticas que crea mejores para sí...pero nadie se preocupará de qué es lo mejor para la Unión Europea y, paradojas de la vida, probablemente ese sea el punto de equilibrio que resultaría el mejor para todos los países de la Unión...

Esto a corto y medio plazo...y a largo...más de lo mismo, me temo...sirva como ejemplo España: no nos ponemos de acuerdo para tener un sistema educativo común con ajustes regionales, especialmente en las comunidades con tradición linguística propia, como para pensar que vamos a ser capaces de hacerlo a nivel europeo...

4 comentarios:

  1. Berta, yo soy más optimista.

    Mis esperanzas sobre unos Estados Unidos de Europa siguen intactas. Para mi es el futuro, si no, no habrá futuro.

    ResponderEliminar
  2. Gracias José María por tu visita y por tu comentario.

    No dudo que Europa sea el futuro...pero sin la base social y cultural adecuada se plantea como un futuro incierto y no se hasta qué punto sostenible...

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches Berta
    Desde que España entró a formar parte del núcleo "moneda única" hemos ido todos al rebufo de una europa que desgraciadamente nos queda a otro nivel.
    Los precios se han multiplicado exponencialmente mientras los sueldos han seguido subiendo a ritmo de la peseta.
    Mientras vivíamos en el bluf parecía que no pasaba nada y todos tan contentos comprando casas, coches, apartamentos en la playa... todos éramos ricos, pero con la crisis la caída está siendo mucho mas estrepitosa.
    No se si la solución es volver o no a nuestra antigua moneda porque no soy experta, lo que si creo es que de nuevo estamos desfasados con respecto a europa y no dejaremos de ser el hermano pobre que siempre hemos sido

    ResponderEliminar
  4. Gracias Fátima por tu visita...y tu comentario (la huella de la visita :-)
    No te falta razón en lo que dices...hemos vivido en una nube, en una burbuja que dicen y ahora toca pisar el suelo...el aterrizaje está siendo doloroso y lo que nos queda...
    Los desfases en Europa son tremendos, si entre España y los fuertes de Europa son importantes, no te quiero ni contar con los países del este...
    Por eso me parece importante que haya una política económica común...pero común no quiere decir "café para todos" sino alineada, caminando en la misma dirección, coordinada... pero no necesariamente igual...
    Ahora bien ¿de qué sirve una política económica común, suponiendo que lleguemos a tenerla, si somos en realidad un conjunto de países sin ninguna cohesión, sin ningún espíritu como nación europea?
    Mil gracias, Fátima
    Un abrazo

    ResponderEliminar