lunes, 1 de noviembre de 2010

HALLOWEEN O EL DÍA DE DIFUNTOS

Recuerdo, hace ya bastantes años... no os digo más que por aquel entonces estaba yo orgullosa y felíz por haber ganado a mi madre la batalla de las dos coletas en beneficio de la clásica cola de caballo... todavía estaba por delante la batalla del lazo, que seguía presente en la coleta a juego con el modelo de turno, pero íbamos avanzando, creciendo vaya...

Al lío...pues por aquel entonces no tenía yo muy claro esto de Halloween...el uno de noviembre era el día de los cementerios, no carnaval ni tampoco de los difuntos... 

Antes de continuar, aclaro que soy una profunda renegada de los cementerios, para mí son lugares vacíos porque los que ya no están tampoco residen en ellos, no hay nada...sólo el monumento que representa el continuo recuerdo de que alguien se fue y no volverá jamás... Se que hay gente para la que supone un gran consuelo visitar a sus muertos, y lo respeto, pero no comparto ese sentimiento...y estaréis conmigo en que para muchas personas este día es ya sólo una tradición y para otras el escaparate anual para lucir dolor...los hay, especialmente las hay aunque pese a muchas, que con ser las más sufridas de España ven cumplidos sus sueños...

Al lío decía yo...y me he vuelto a ir del lío...ya sabía yo que en este tema le iba a poder la emoción a la razón...
Pasado el tiempo, con el aterrizaje masivo del cine y series de televisión americanas, fuimos descubriendo la fiesta de los muertos vivientes, Halloween... La verdad es que tampoco me gustaba...me parecía tétrica e incluso fea, además no deja de ser absurdo que seamos nosotros, la vieja Europa con su basta historia y tradición, la que incorpora tradiciones de una nación sin historia... Sí, ya se que Halloween es de origen irlandés, el culto a la muerte es muy celta por otra parte, pensad en la Santa Compaña por ejemplo... pero la realidad es que a nosotros nos ha llegado de EEUU, no de Irlanda... De ahí el absurdo...una tradición descafeinada, vaya...

Total que a estas alturas a mi lo del uno de noviembre me sonaba ya desagradable de todo punto... Hasta que pasó lo que pasó...y es que cuando se tiene un hijo,  se quiera o no, para casi todo hay un antes y un después de su llegada...

La cosa es... ¿qué le cuento? ¿qué es el día de difuntos o Halloween? qué quereis que os diga.....me pongo el capirote de bruja, cojo la escoba y a volar... Las penas y dolores llegan solos, no hay que buscarlos ni alimentarlos, tampoco enfrentalos ni esconderlos...sólo abrazarlos para apaciguarlos... y eso no se hace el día de difuntos porque las ausencias y las penas que engendran no entienden de calendarios...

La vida está siempre por delante, por detrás, como en la Historia Interminable, sólo la Nada...la ausencia de todo excepto de los recuerdos...y no está mal, las personas nos vamos haciendo de recuerdos y olvidos pero vayamos siempre hacia delante... Los que se fueron ya vivieron, unos más que otros... pero a todos les supo a poco... no perdamos el tiempo y vivamos nosotros...nos toca... ya llegará el más allá...

Así que...felíz Halloween...

4 comentarios:

  1. Yo no se exactamente cuando escuché por primera vez la palabra Halloween, sería hace unos 20 años, antes jamas la había oido.
    Siempre se celebraba la fiesta de todos los santos y todo el mundo llevaba flores a los cementerios y nada mas.
    Tampoco se celebraba en navidad el día de papá noel fue otra tradición que tambien hemos copiado.
    Me repatean estas nuevas fiestas y costumbres copiadas de los americanos, creo que cada pais debe tener su identidad propia y sus propias fiestas.
    Terminaremos celebrando tambien el día de accion de gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Interesantes reflexiones, como siempre, Berta.

    A mí me siguen resultando muy ajenas tanto la fiesta tradicional como esta importada.

    Halloween triunfará por un atractivo innegable: es una fiesta pagana, divertida y ligada a un interés comercial de gran impacto.

    En fin, creo que dejaré ahí la reflexión.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Helio una vez más por tu visita y tu comentario...estoy contigo en que no es necesario importar tradiciones...tenemos las nuestras, somos una nación multicultural con mucha historia a nuestras espaldas...pero también creo que las tradiciones deben evolucionar igual que lo hace la sociedad, de no hacerlo, estarán iniciando el camino a su desaparición.
    Un abrazo
    Berta

    ResponderEliminar
  4. Gracias Alejandro...me pasa lo que a tí, más que ajenas diría que no me gustan ni nuestra tradición ni la importada para estas fechas...pero si tengo que elegir...explicado está en el post... Desde luego tienes mucha razón en lo de la parte comercial, somos una sociedad muy consumista y, si te fijas, alrededor de todas nuestras tradiciones hay una "fiesta" comercial...la Navidad es el summun del asunto...
    Un abrazo
    Berta

    ResponderEliminar