domingo, 28 de noviembre de 2010

El no-share: la no-cuota de pantalla

Hay veces que lees artículos en prensa o blogs que te hacen pensar en aspectos de las cosas que no habías contemplado antes; eso es lo que me ha ocurrido a mí hoy leyendo el artículo Calidad y TV: el eterno debate (via @frec_digital y @fgarrobo):

El artículo profundiza en el concepto de lo que es o no es televisión de calidad, lo cual no deja de ser al final un enfoque casi filosófico porque ¿qué es la calidad? ¿"la calidad" es como "lo normal"? lo normal es lo que hace la mayoría de la gente y por tanto son hechos normalizados pero neutros, es decir, ni buenos ni malos o buenos y malos...la calidad se supone que es, en cambio, lo bueno ¿independientemente de que sea exitoso? ¿o acaso si algo no es exitoso pierde su calidad porque la falta de éxito es en sí mismo un detalle de no calidad?
 
Pero además de tocar este aspecto, el artículo introduce un detalle tan importante como obvio: hay gente que no ve la televisión...y eso no lo reflejan las cuotas de audiencia porque las cuotas de audiencia, porcentajes de share en argot televisivo, se calculan sobre el total de personas que ven la televisión, y es por cuota de audiencia por lo que se mide el éxito o fracaso de cualquier programa, serie, canal ... 


He hecho un ejercicio sencillo: aquí tenéis los datos de audiencia del 26 de noviembre; según estos datos, la película de la 1 esa noche "Convictos del Aire" tuvo un 17% de share rozando los 3 millones de espectadores: con una regla de tres sencilla podemos concluir que el total de televidentes esa noche superaba ligeramente los 17.5 millones de espectadores...en un país que supera los 46 millones de habitantes...

Cierto es que en la no-cuota de pantalla hay un porcentaje de población que no puede sumarse a la fiesta de la televisión en ningún caso o al menos no en el horario nocturno que es el que he puesto como ejemplo (bebés, niños, enfermos, gente que está trabajando...) pero aún así nos queda un número importante de personas que sencillamente, no ven la tele porque no les seduce.

Mi sensación es que las cabezas pensantes de la televisión prefieren luchar a brazo partido, contraprogramando, ofreciendo premios de todos los colores, montando shows morbosos y carentes de todo gusto...haciendo lo que sea necesario, por un puñado de televidentes, como los políticos por los votantes, vaya, que matan llegado el caso así como Belén Esteban lo haría por su hija... (en un post sobre televisión no podía dejar de sacarla a la palestra aunque sólo fuera de refilón)

Y es que pelear desde la tele por mantener frente a ella a quien ya lo está es difícil, no diré yo lo contrario...pero ya tienes al comprador donde quieres, en el sillón con el mando a distancia en la mano y la televisión encendida ¿cómo convences al que la tiene apagada de que la encienda? si te quedas encerrado en la caja tonta está claro que no podrás lograrlo nunca porque la caja tonta del televidente que buscas está off, out of service, apagada...

Vivimos en la era de la globalización...hay quien dice que es la era de la tecnología pero eso no es exacto: la tecnología es el medio a través del cual la globlalización es posible, pero es la globalización como tal la que marca el tiempo en que vivimos, nada puede escapar a ella y menos que nada los medios de comunicación que deben ser hoy más globales que nunca, también en sus planes de desarrollo de negocio que son al final sus planes de incremento de televidentes, lectores, oyentes...

No se muy bien que pinta internet en esta fiesta...pero lo que tengo claro es que algo pinta y me reafirma en esta opinión el siguiente artículo: 57% de personas ven TV y navegan por internet al mismo tiempo: hace referencia a EEUU pero asumo que los datos son, salvando las distancias, extrapolables o, si no lo son a día de hoy, lo serán en un futuro cercano... A lo mejor es que iba para gurú y me quedé en bloggera pero...si esto no es una oportunidad de negocio que baje Dios y lo vea.

Claro que para ir a por esta oportunidad hay que buscar a la gente que no sólo cree en ella sino que tiene ideas para desarrollarla y darles los medios y el tiempo para hacerlo...y como serán pioneros habrá que darles también un margen de error, vamos, lo que es innovar... arriesgar, apostar ... pero estamos en crisis y aquello de que el que no arriesga no gana no tiene muchos adeptos.

2 comentarios:

  1. Muy interesante el comentario... Yo soy de ese grupo que no ve prácticamente TV y que seguramente con otros contenidos estaríamos en ello...
    Quizá con este tema de la contra-contra-contraprogramación van reduciendo cada vez más la audiencia. Se puede interaccionar mucho más con el televidente y sobre todo hablar/exponer/contar lo que de verdad le interesa...

    ResponderEliminar
  2. Ahí le has dado compañero... pero lo de hablar con la audiencia tiene riesgos, los mismos que para cualquier empresa hablar con sus clietes en foros públicos, tiene uno que estar dispuesto a recibir y gestionar críticas, es mucho más cómodo disertar que dialogar
    Un abrazo
    Berta

    ResponderEliminar