jueves, 14 de octubre de 2010

Héroes, villanos...y periodistas

Ayer por la mañana, tras levantarme todavía noqueada por el relajante muscular nocturno, encendí la televisión dispuesta a ver cómo iba el rescate de los mineros chilenos y me desayuné con algo bien distinto:

Ana Rosa Quintana, junto con dos de sus colaboradores, anunciaba y comentaba la muerte de Antonio Puerta, personaje tristemente célebre por haber propinado un puñetazo a Jesús Neira tras intervenir este último en una discusión subida de tono y formas entre el primero y su pareja, Violeta Santander: se hablaba de lástima por la muerte de un enfermo, de lo decisivos que fueron los meses en la cárcel para su no-recuperación, de que por las presiones mediáticas alimentadas en gran medida por Jesús Neira, no se revisó su condena y ni tan siquiera se planteó su traslado a un centro de desintoxicación...y se incidió en la personalidad complicada de Jesús Neira, justificando su tratamiento de héroe por parte de la prensa porque en aquel momento se desconocía la "particularidad" de su carácter: debe ser que documentarse antes de hablar ya no se lleva en el periodismo, que informar es pecata minuta, cosa de poco y para ahondar más lo suyo es juzgar y sentenciar desde el minuto uno...y es que, dicho sea de paso, también se daba por hecho que la muerte de Antonio Puerta se debía a una sobredosis cuando todavía no se le había hecho la autopsia al cadáver. Tras esto uno de los colaboradores, no se si a modo de pregunta retórica o búsqueda del morbo fácil, preguntó qué diría Neira ahora... respondió Ana Rosa Quintana, con ese halo de superioridad moral que veces la rodea "mejor que esté callado".


Mientras escuchaba todo esto, recordaba cuando hace un par de años largos veíamos una y otra vez el vídeo de la agresión de Puerta a Neira, a la novia del uno que parecía sufrir alguna especie de síndrome de Estocolmo respecto a su pareja y a la mujer del otro dando partes médicos casi diarios pues, tras un extraño peregrinar de un hospital a casa y de casa a otro hospital, Jesús Neira entró en coma...Vimos a Violeta Santander en televisión defendiendo lo que parecía indefendible, a Antonio Puerta encarcelado, a Jesús Neira, desde el mismo borde de la muerte, resurgir de sus cenizas y convertirse en un héroe aclamado y vitoreado por todos los periodistas de este país...y por la Comunidad de Madrid...

Me resultaba curioso ver como hace un par de años Antonio Puerta era un villano, un drogadicto y maltratador, y Jesús Neira un héroe...y con el paso del tiempo y transcurrir de los acontecimientos, Antonio Puerta se convirtió en víctima, de sus adicciones, y Jesús Neira en villano por su carácter fuerte y su conducción bajo los efectos del alcohol... 

La realidad es que ni Neira eran tan héroe hace dos años ni tan villano hoy...ni Puerta eran tan villano hace dos años ni tan víctima hoy...víctima si acaso de sí mismo; humanos ambos y cada cual con sus miserias...

Vamos creando héroes de papel, Neiras, Puertas...por no hablar de grandes hermanos o triunfitos, que acaban por revelarse como humanos y se convierten en juguetes rotos ¿por qué esta manía de crear héroes? supongo que, además de las muchas horas de televisión que hay que llenar, 24 al día por canal nada menos, lo que ocurre es que somos una sociedad tan centrada en lo en el individuo y lo individual que cualquier comportamiento que implique ayudar al prójimo nos parece heroico...lo cual no deja de ser trágico.

Un rato después, imagino que tras el efecto del café, mis neuronas empezaron a reaccionar...pensé de nuevo en la frase de AR "mejor que esté callado" refiriéndose a Neira y me dió por pensar mal...así que pasé de Tele 5 a Antena 3 ... y allí me encontré cómodamente sentado a Jesús Neira entrevistado por Susana Grisso y sus colaboradores... Que cada cual saque sus conclusiones...

No hay comentarios:

Publicar un comentario