domingo, 4 de julio de 2010

Del Fascismo al Nacionalismo ¿volvemos al mismo punto?

Toda esta historia del Estatuto Catalán me ha hecho pensar un poco y recordar viejos tiempos... Llevo 10 años viviendo en Madrid pero los 26 anteriores vivía en una Comunidad Autónoma también con cultura y lengua propias, como le ocurre a la Comunidad Catalana...

Lo primero que llama poderosamente la atención es la falta de criterio de una parte importante de los representantes nacionalistas...no tienen pudor alguno en decirse subyugados por el poder centralista del estado (primera falacia, pues si algo es el estado español actual es un ente descentralizado...) pero, curiosamente, son ellos quienes imponen por decreto sus decisiones...y esto me ha hecho hacer un poco de historia personal...

En mi época escolar, desconozco si en los 80 ocurría lo mismo en Cataluña pero lo dudo, el nacionalismo en Galicia era algo no diría que residual pero casi...en cambio estudiábamos gallego en el colegio (asignatura obligatoria), literatura e historia gallega y ya en lo que era entonces BUP, se impartían también al menos otras dos asignaturas troncales en gallego (en mi caso recuerdo que eran matemáticas y música). Mi generación es bilingüe por formación, todos estudiamos gallego, y por entorno social...bueno, eso depende de donde haya crecido cada cual...a mí me tocó educarme en Ferrol y, para quienes no la conocéis, es una ciudad maracada por el continuo trasiego de gentes de diferentes lugares de España y hasta del extranjero...cosas de la Marina Española, con gran presencia en la ciudad; es por tanto una de las zonas de Galicia donde menos y peor se habla gallego, de hecho, cuando en la facultad se nos pedían estudios acerca de la variedad dialectal del gallego de la zona de la que procedíamos cada cual, a los de Ferrol nos decían que mejor pasásemos del tema... También recuerdo que la Catedral de Santiago, La Torre de Hércules, los restos de los Castros Celtas en las Rías Baixas, Las Murallas de Lugo, la desembocadura del Miño.......etc, etc....eran excursiones obligadas y repetidas a lo largo de los años... Y todo esto con la estatua ecuestre de Franco en medio de la Plaza de España a la entrada de la cuidad...y es que sí, el Sr Franco era vecino de Ferrol...

Jamás, ni a nivel familiar ni educativo, nadie me impuso el uso de un idioma, incluso recuerdo que en las asignaturas que cursábamos en castellano, salvo obviamente lengua o literatura castellana, teníamos la opción de realizar el examen tanto en castellano como en gallego, como nos sintiésemos más cómodos. Bueno, con una excepción: mi madre tenía una pequeña librería y mi hermano y yo solíamos hacer los deberes en la parte de atrás estrechamente vigilados por ella...y había una norma...cuando alguien entraba en la librería se le hablaba en el idioma que esa persona utilizase "que para algo vosotros sabéis hablar los dos idiomas"...y en mi casa somos de siempre castellano-parlantes.

Esto que os cuento ocurría en mi época pre-universitaria, es decir, hace alrededor de 20/25 años; luego llegó la época universitaria...y ya empecé a ver cosas que no lograba encajar: la primera, como es posible que haya en una universidad pública, sostenida por los impuestos que pagamos todos los españoles, una serie de señores que se denominen a sí mismos "lusistas", hablen un gallego que no existe, aunque ellos dirán que es el gallego verdadero, e impartan clases y exijan a sus alumnos el uso de esa, en el mejor de los casos, variedad dialectal del gallego... Y esto ocurría..., lo más triste es, a mi modo de ver, el verdadero origen del asunto: el gallego es fácilmente comprensible por un castellano-parlante...asemejémoslo al portugués y hagámoslo más incomprensible para España... Cierto es que os hablo de la facultad de filología en la que estábamos todos los matriculados en el área independientemente de la especialidad escogida, pues en el plan antiguo el primer ciclo de todas las ramas de filología difería en poco más que un par de asignaturas. No quiero decir con esto que quienes estudian filología gallega sean más extremistas o menos razonables que otras personas ¡faltaría más! pero sí que, en general (asumiendo el riesgo que tiene generalizar), quienes nos decantamos por esta rama de estudios (humanidades) solemos tener una mayor sensibilidad hacia la cultura pues la cultura es en sí misma nuestro objeto de estudio.

Desde entonces hasta ahora las ideas nacionalistas han ido ganando terreno por la fuerza de la política, no por la fuerza social...al menos esa es mi percepción de lo que ha ocurrido y ocurre en Galicia...y ahora sí, el gallego se impone en colegios y en cualquier entidad pública... en mi opinión, hemos pasado de la dictadura del castellano que sufrieron mis abuelos, recuerdo muchas de las aventuras y desventuras que mi abuela nos contaba de su infancia...y una de ellas era cómo te podían partir la cara por utilizar una simple palabra en gallego....a la dictadura del gallego que sufren nuestros hijos (visto desde una óptica generacional); creo que tuve la suerte de vivir la etapa intermedia, aquella en la que el gallego se hizo respetar no sólo como lengua sino como cultura (lo cual es mucho más importante) y he disfrutado de una educación bilingue e incluso diría que bi-cultural... Y a día de hoy, aquel discurso que me supuso el cinco raspado más...no se si feliz o amargo... de mi etapa educativa sigue en vigor...

La asignatura era retórica y teoría del texto...era una buena asignatura, con un buen enfoque...no nos limitamos a estudiar a Quintiliano y su oratoria sino a ver cómo estaba de plena actualidad descubriendo sus enseñanzas en los políticos de la época...os diré, por si tenéis curiosidad, que la conclusión del curso fue que Felipe González era el mejor discípulo del maestro Quintiliano...(vamos, nada de que fuese mal o buen político, mal o buen gestor pero sí un buen orador...). La cosa es que, como no podía ser de otra manera, esta asignatura de libre configuración (ya estábamos en la época de los dichosos créditos) no tenía examen sino que había que preparar un discurso de tema libre y, opcionalmente, defenderlo en la tribuna... Mira que tiendo a pensar que complicarse la vida es tontería...pero a veces a una le puede la pasión...y mi discurso fue en la linea de este post, en defensa del bilinguismo real y no de la imposición de una lengua ni cultura sobre otra, libre convivencia... Curiosamente el profesor sugirió a algunas personas que defendiesen su discurso en tribuna, ahí había que orar, no valía escribir, para subir su nota...y a mí me dijo que no era necesario aunque en su defensa debo decir que lo dejó a mi elección...la cosa es que como lo de hablar en público si no me gusta con 36 años imaginaos con veintipocos...opté por no defenderlo...y cuando salieron las notas recibí mi 5...era la nota más baja de la clase, creo que el discurso acabó en la basura, quizá entre los apuntes que mi madre guarda como reliquias haya alguna copia pero no soy consciente de ello pues no puse ningún interés en conservarlo...

Lo más triste de todo, por no decir patético, fue tener que oir entonces, y seguir oyendo hoy, que los Pondal, Curros Enriquez, Rosalía de Castro, Álvaro Cunqueiro, Celso Emilio Ferreiro, Castelao....son patrimonio de los "galleguistas", de los nacionalistas....nada que ver con el resto de gallegos por lo visto...ni mucho menos con quienes ni tan siquiera lo son... Y es que hace falta ser cazurro (¡con perdón!) para en la época de la globalización, de la comunicación al minuto, de la movilidad geográfica vacacional y laboral...sigamos empeñados en mirarnos sólo nuestro ombligo...

Sigo defendiendo lo mismo que defendía entonces, la riqueza del bilinguismo, de la multiculturalidad y el rechazo a la imposición de una cultura por mandato... En mi opinión, tan fascista era Franco imponiendo el castellano como fascistas son los nacionalistas extremistas imponiendo las lenguas regionales.

Ojalá algún día entendamos que la libertad no es un derecho absoluto, que la libertad de cada uno termina donde empieza la del otro y que el respeto no es un concepto de la dictadura sino una herramienta imprescindible para gestionar el choque de libertades que, por fuerza, se produce continuamente...

Lo ocurrido con la estatua ecuestre de Franco en Ferrol es, en mi opinión, una metáfora cuando menos curiosa...: fuimos muchos, y me incluyo, los que opinamos en su día que era el momento de "retirar" al dictador...cierto es que es parte de la historia de España y ni que decir tiene que de su ciudad natal pero no es menos cierto que hay otros personajes oriundos también de Ferrol que aúnan más voluntades a su favor que Franco...y si a unos gusta pero a otros molesta la dichosa estatua ¿por qué no poder algo que guste a todos o, al menos, no disguste a ninguno? y dejemos la estatua para los museos y los visite cada cual al gusto... os mostraba antes una foto de la Plaza de España con la estatua ecuestre de Franco...aquí os dejo una más actual...juzgad vosotros mismos lo que somos capaces de hacer cuando actuamos desde el rencor en lugar de hacerlo desde el sentido común...

Cierro el post reafirmándome únicamente en que ferrolanos ilustres hailos...Concepción Arenal o Torrente Ballester...por nombrar un par...

Os dejo además un link al blog en el que he recogido las dos fotos utilizadas en este post y que aporta más información acerca de la penosa historia de la remodelación de la Plaza de España de Ferrol. Blog "Suicidio Gallego" de Raimundo

3 comentarios:

  1. En los nacionalismos hay mucho grados. Los hay fascistas y los hay muy democráticos y abiertos a todo. Pero la imagen que a veces se nos vende es el del nacionalismo duro y separatista. Hay partidos nacionalistas que no son separatistas. Que no quieren ser separatistas aunque en su afiliación si que haya algunas personas separatistas, pero que son minorías muy minorías.

    Por cierto, las imágenes muy guapas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu visita y tu comentario....cierto es que como dices hay nacionalismos separatistas y otros más moderados pero, como suele suceder con todo, los extremos son los que suelen hacer más ruido!

    ResponderEliminar
  3. totalmente de acuerdo. el nacionalismo es separatista y fascista,injusto con todos. se tendrian que girar hacia el regionalismo que aparte de más lógico es más solidario con el resto de la comunidad

    ResponderEliminar