viernes, 11 de junio de 2010

CONVIVIR CON LA INCENTIDUMBRE

Hoy he recordado una conversación con un mando intermedio de la empresa en que trabajo...:

Hacía ya meses que se nos había comunicado que íbamos a sufrir un ERE e íbamos recibiendo información puntualmente acerca de las negociaciones entre la dirección y los representantes de los trabajadores...pero los días parecían muy largos mientras no se cerraba la negociación y la incertidumbre campaba a sus anchas por doquier...

Este mando intermedio al que hacía mención al principio se reunió uno a uno con varias personas del departamento para preguntarnos qué tal iba todo, cómo estábamos... Cómo os imaginaréis todos transmitimos nuestra preocupación y deseo de que la situación se cerrase, para bien o para mal, cuanto antes; fue entonces cuando me preguntó cómo veía yo al equipo, a las personas con las que trabajo cada día...y la respuesta fue sencilla: teníamos una nueva compañera en nuestro día a día, se llamaba incertidumbre...en cierto sentido la incertidumbre siempre nos acompaña pero hay situaciones en las que pasa desapercibida y otras en las que no puedes dejar de verla, sentirla...y en este segundo caso estábamos entonces... Y la realidad es que cada uno tenemos un nivel de tolerancia máximo hacia la incertidumbre, hay personas que conviven peor que otras con tan incómoda compañera...

Teníamos que trabajar más y mejor que nunca porque los resultados no acompañaban (ni a nosotros, ni al resto de empresas del sector, ni de España, ni del mundo!) sabiendo que en cualquier momento podían darnos las gracias por los servicios prestados y desearnos suerte; en este punto más que incertidumbre habría que hablar de temor...la incertidumbre llegaba cuando pensabas que no te iban a despedir...¿qué pasaría entonces? ¿qué cambios habría? ¿nos cambiarían de jefe? ¿nos propondrían un cambio de departamento...o de delegación!? ¿qué suerte tendrían aquellos a los que les tocaría salir?

Pero dar vueltas a todo esto era un lujo que simplemente no nos podíamos permitir; es cierto que era difícil convivir con tantas dudas y temores pero no es menos cierto que la única manera de ahuyentar esos temores e incertidumbres era borrar del mapa el origen de los mismos... Somos humanos y tenemos nuestras limitaciones y nuestras carencias pero también nuestras grandezas...:

En aquellas circunstancias ví a personas trabajar más y mejor que nunca, conscientes de que para que existan los puestos de trabajo tienen que existir empresas rentables que puedan ofrecerlos, así de sencillo... No diré ni una palabra negativa hacia quienes lo llevaron peor, como decía Ortega y Gasset yo soy yo y mi circunstancia...cada uno tenemos nuestras propias grandezas y miserias...pero sí diré que son las personas que aguantan el tirón, las que enfrían el corazón y utilizan la cabeza las que al final marcan la diferencia... ¿qué es una empresa? una empresa es, en esencia, las personas que la conforman, ni más ni menos...

Aprendí con aquel ERE algo que hasta entonces tomaba como palabrería de consultor: las crisis pueden ser oportunidades...claro que son las personas las que las convierten en oportunidades manteniendo la mente abierta, afrontando el cambio sin enfrentarlo y sabiendo siempre que ni somos tan buenos cuando somos buenos ni tan malos cuando somos malos...bendito el equilibrio...y el sentido común.

4 comentarios:

  1. Si, la incertidumbre crea héroes en el día a día. Gestionar las emociones es una de las cosas más rentables que puede hacerse.
    Un saludico
    Nos leemos en Twitter

    ResponderEliminar
  2. Bueno. No sé como afronta cada persona un ERE o una situación de incertidumbre. Pero yo, de natural, tendente a pensar en exceso en el futuro, cuando ni siquiera mañana sabemos si estaremos vivos, en cuestiones de trabajo lo tengo claro. Suelo ser optimista. De hecho, a pesar de que mi trabajo me permite seguir trabajando en España, pensando voy en irme a trabajar a UK. Eso sí... no depende de mí sólo: mi mujer también cuenta.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Julieta por pasarte por aquí...estoy totalmente deacuerdo contigo, ser capaz de gestionar tus emociones es una buena base para construir tu vida...y ser capaz de gestionar las emociones de tu equipo es una buenísima base para ser al menos un buen jefe...cuando no un líder...
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Gerineldo, te agradezco sorprendida tu visita. Ser optimista es un buen principio...siempre y cuando se tengan los pies en el suelo... Respecto a lo de emigrar...hay quien dice que es de valientes, yo mantengo que mi raíz no está en la tierra sino en las personas así que donde vivir es secundario... Si te apetece el reto y tu mujer se anima será un fantástica experiencia, seguro!

    ResponderEliminar