domingo, 16 de mayo de 2010

El Ministro de Fomento...en La Noria

A veces pienso en los romanos...una civilización que supo aprender de lo mucho de sabiduría que atesoraban los griegos y a la vez mantener un espíritu guerrero que les llevó a construir un imperio...pero luego llegó la degradación y fue definitivamente ésta, y no los bárbaros, lo que aniquiló su grandeza primero y su imperio después.

Anoche, mientras veía al Ministro de Fomento como invitado estrella de La Noria, en Telecinco, me preguntaba si no nos estará ocurriendo lo mismo...

Me senté con curiosidad a ver cómo enfocaba un programa como La Noria una entrevista a un Ministro del Gobierno: lo primero que ví es, tanto al ministro como al presentador del programa, dando explicaciones de por qué se producía la mentada entrevista...explicaciones por supuesto falsas que delataban de antemano a sus protagonistas: La Noria, mal que le pese a Jordi, no es es más que las tardes o las mañanas de Mª Teresa Campos años atrás en formato sábado noche, e igual que Belén Esteban por su hija mata, ellos lo hacen por el punto de morbo suficiente y hasta excesivo que les arañe un punto más de audiencia. Y el ministro...el ministro, como demostró a lo largo y ancho de su intervención, fue a La Noria para que le vieran y oyeran cuantos más mejor...y habló como quien habla a las masas ignorantes, con un paternalismo vomitivo "...si tengo que dejar de hacer carreteras para poder mantener políticas sociales, lo haré..." o algo así vino a decir, como si fuese el papá explicando a su hijo adolescente por qué este año no vienen los Reyes Magos...

Lo que intentó ayer Pepe Blanco, y vaya usted a saber si lo consiguió, fue mantener en el redil socialista a aquellos que hoy todavía quieren estar en él, convencer a quien le escuchaba queriendo ser convencido, a quien buscaba escuchar los argumentos oficiales para defender el tijeretazo; el desarrollo de argumentos de Pepe Blanco en La Noria no aguanta una audiencia con un mínimo de espíritu crítico: tuvimos las habituales dosis de "y tu más", recurso más de moda entre los políticos que las metáforas en la poesía castellana; tuvimos también el recordatorio de los grandes logros de la era Zapatero y tuvimos la justificación que prentende hacernos ver el tijeretazo como algo coherente con la política del gobierno y en absoluto improvisado. Y todo ello contado con un tono mitinero y con unas sobredosis infernales de paternalismo que ni la misma Isabel Durán se acababa de creer...

Y entonces llegó la publi...y salió una muchacha bailando, y anunciaron a no se qué concursante de no se qué edición de gran hermano que se ha liado no se con quien, y recordé algún otro pesonaje sentado anteriormente en la misma silla que Pepe Blanco...y recordé que era el ministro de fomento, supuesta mano derecha del presidente del gobierno, quien estaba allí sentado hablando de algo tan serio como es una crisis económica que tiene a más de cuatro millones de personas en paro y a un montón de pensionistas y funcionarios viendo mermado su poder adquisitivo...Se terminó la entrevista y nos fuimos a la mesa de debate...pero antes llegó la publi y ya no pude suportarlo más...zapping...

Pepe Blanco, con su presencia en La Noria, no ha hecho otra cosa sino demostrar que los políticos están al servico de causas mayores que ellos, los partidos...o mejor dicho...mantener a sus partidos en el poder aún a costa de su propia imagen, de su propia honestidad personal. Y de paso demostró también el nivel de nuestra clase política sentándose en la misma silla que cualquier pseudo personaje de la prensa amarilla. No se si su aparición en La Noria le habrá reportado a su partido algún beneficio, a la imagen que muchos tenemos de los políticos actuales desde luego ninguno, únicamente ha aportado un nivel más de degradación.

Aludía al principio de este post a la degradación que sufrió la civilización romana y lo hacía porque hace ya tiempo que nuestra civilización huele también a podrido, que diría Hamlet aunque él lo haría refiriéndose sólo a Dinamarca...ya no es sólo cosa de los niveles de corrupción o de descontrol del gasto por la duplicidad y triplicidad de administraciones...somos todos los que conformamos esta sociedad... Pensad únicamente en quienes son los ídolos de los adolescentes y no tan adolescentes de hoy...y recordad que un ídolo es un espejo en el que mirarte, lo que deseas llegar a ser...

No hay comentarios:

Publicar un comentario