viernes, 23 de abril de 2010

LIFTING CULTURAL...PORQUE NOSOTROS LO VALEMOS...

Pensando en las vueltas que hemos dado (y volveremos a dar, sino al tiempo...) a asuntos como los toros o las procesiones de semana santa he llegado a una conclusión: todo lo que pasa es normal.....habrá a quien esta conclusión le aterre, habrá a quien le tranquilice y habrá quien piense que pierdo neuronas por momentos... dejadme que me explique antes de uniros a alguno de estos grupos:

Vivimos en la época del "porque yo lo valgo", ejemplos fáciles: que no me gusta mi nariz - me la cambio, que llegan las arruguitas  -  un lifting..  Y no digo yo que tú no lo valgas, ¡y tanto que lo vales! un retoque que mejore la imagen ¿por qué no? el problema es que no vivimos en esa época, en la del equilibrio, la de un poquito de aquí un poquito de allá, vivimos en la del capitalismo salvaje no sólo a nivel económico sino también a nivel social, ético y moral. Vivimos en la era de la inmediatez y buscamos los atajos necesarios para conseguir lo que queremos en el plazo mínimo y por supuesto con el mínimo esfuerzo...preferimos asumir los riesgos de tomar atajos antes que trabajar en la aceptación de según qué.

No me extraña nada entonces que queramos también tomar atajos en el tema cultural: nos negamos a aceptar lo que no nos gusta y directamente nos llevamos nuestras tradiciones a la clínica de estética de turno: lo de los toros está feo, lo borro; las procesiones de semana santa, que ponen de manifiesto no tanto la Fe de nadie como nuestra tradición cristiana, las borro también.

Pues bien, es cierto que hay aspectos de nuestras tradiciones, que son en definitiva parte de nuestra cultura, que no me gustan y ojalá algún día seamos mayoría aquellos a los que ver a un animal "toreado" y "matado" nos provoque rechazo pero que eso llegue por evolución natural de nuestra cultura, no por imposición de ningún colectivo. No olvidemos que una dictadura se define por limitar las libertades no por limitar según qué libertades. El ser humano evoluciona (o involuciona, según se mire...pero ese es otro debate) y con él evoluciona su cultura, sus costumbres y también sus tradiciones, de forma natural; y con esto no quiero decir que tengamos que ser pasivos, ni mucho menos, modelemos nuestras costumbres y tradiciones como queramos...pero eso, modelemos, no dinamitemos por favor...y sobre todo respetemos al prójimo, no nos limitemos a pedir que el prójimo nos respete a nosotros.

La cultura de un pueblo es su esencia igual que los pensamientos son la esencia de quien los atesora pero ¿qué sentido tiene hablar de lo esencial en la era de lo superficial e inmediato?

En este marco entiendo el incremento de los males de la mente...porque hay cosas que ni tomando todos los atajos del mundo tienen remedio y antes o después hay que llegar a la aceptación; y aceptar según que cosas no es rendirse, es ser inteligente; hay que saber distinguir cuando luchar, cuando tomar un atajo y cuando aceptar lo que toca...porque errar en esta elección nos llevará a rendirnos cuando no debemos, a tomar caminos que nos llevarán donde no queremos ir y a estrellarnos contra una pared por no aceptar lo que no tiene remedio.

Y no es que esté yo descubriendo la pólvora, con el paso de los años lo único que hago es descubrir que mi abuela no lo sabía todo porque en su caja de hilos se escondiese una bruja que se lo contara sino que era simplemente sabia porque nunca dejó de observar, pensar, asimilar...aprender...y reir; lo he contado ya pero, igual que a mí se me pasa por la cabeza muchas veces a lo largo y ancho de los días, esta idea se repetirá a lo largo y ancho de este blog: separa aquello en lo que puedes influir de lo que escapa tu control, asume aquello en lo que no puedes influir y lucha hasta con las fuerzas que no tienes por aquello que puedes conseguir, permitidme que apostille... ¿porqué? ahora sí ¡PORQUE TÚ LO VALES!

1 comentario: