domingo, 25 de abril de 2010

EL VELO ISLÁMICO EN LOS COLEGIOS ESPAÑOLES

Esta ha sido la polémica de la semana, qué hacer con el velo islámico en las escuelas y, como solemos hacer, nos hemos enzarzado a discutir antes de pararnos a pensar qué es el velo islámico, qué significa y cual es su fín; y los políticos han hecho también lo de siempre, tomar una posición que, por supuesto, la primera condición que debe cumplir es ser contraria a lo que defiende el oponente político. Empecemos por el principio:

Empiezo por gritar un sonoro NO al velo islámico en los colegios y lo hago, no desde la impulsividad, sino desde la reflexión serena y también desde el pudor que me produce proponer una prohibición:

El velo islámico no es simplemente un símbolo religioso, es mucho más que eso; su uso se compara con el de un crucifijo o de una medalla de la virgen y se incide en que no es comparable al del burka...¿por qué el burka es peor que el velo? ¿porque el velo tapa sólo la cabeza y el burka el cuerpo entero? volvemos a juzgar las cosas por su mera apariencia sin ir a la raíz: el sentido último del velo es exactamente el mismo que el del burka por lo que, en esencia, son lo mismo; además su uso es obligatorio para todas las niñas cuando dejan de serlo: decía que es mucho más que un símbolo religioso, llevar velo no sólo significa ser musulmana, llevar velo, en la tradición islámica, significa ser mujer: y mujer se es desde el momento de la primera menstruación, es el funcionamiento de los ovarios, del dearrollo físico en definitiva, lo que marca la evolución de niña a mujer, el desarrollo emocional e intelectual no se contempla; y esto es así porque el fin de la mujer en la tradición islámica es la procreación, como individuo no tiene valor más allá de su fin.

Y pensando todo esto, no se me ocurriría irme a cualquier país de tradición islámica y ponerme a dar lecciones de lo inconveniente del uso del velo, apoyaría por supuesto una rebelión encabezada por hombres y mujeres de estos países que quieran hacer avanzar con ellos a sus tradiciones y su cultura pero en ningún caso les impondría las mías...eso es el respeto y no creo que pretender vivir en España como en Irán sea respetar las tradiciones y cultura de nuestro país: si quiero vivir como un nómada me uniré a una tribu nómada donde quiera que esté y viviré como tal ¿no os parece descabellado pensar en una tribu nómada acampada en la Puerta del Sol? y no es cuestión de racismo, es cuestión de sentido común: debemos respetar la libertad religiosa pero también nuestra tradición y nuestra cultura ¿o acaso tenemos que respetar la cultura y tradiciones de todo aquel que venga a España y no vamos a pedirle el mismo respeto a nuestra cultura y tradiciones?

La educación en España es "gratuita" y obligatoria hasta los 16 años, entrecomillo gratuita porque en realidad no lo es, la pagamos entre todos con nuestros impuestos, no es un regalo del cielo; pues bien, la educación en España debe ir en línea con lo que es España y no con otra cosa, hay que empezar por respetar lo que somos, no podemos pensar en respetar lo ajeno si no respetamos lo propio y sí, hay que respetar la libertad religiosa ¡faltaría más! pero también nuestra cultura y tradición: los franceses dirán "somos los padres de la libertad, hijos de la revolución francesa: igualdad, libertad y fraternidad", los ingleses dirán "somos los padres de la industrialización, hijos de la revolución industrial" y los españoles diremos "nosotros lo respetamos todo". ¿Tenemos menos historia y menos cultura que ingleses o franceses? no!!! somos parte del viejo continente, si algo tenemos es historia, historia blanca e historia negra como todas las grandes naciones pero es que ya no sabemos si somos una nación... ahora parece que, por una parte nos hemos quedado plantados en Franco y su dictadura y por otra parte queremos respetarlo todo, no elegimos un camino, ponemos un pie en cada camino y claro....la caída es inevitable...

Un pensamiento al aire: mirar constantemente hacia atrás no nos llevará a ningún lugar donde no hayamos estado ya ¿de verdad es al SXX donde queremos ir? ¿a la fallida república, a la guerra civil y a la dictadura? 

En resumen: libertad sí pero respeto también: me encanta ver a gente dispar viviendo en este país, me encanta la diversidad, despierta en mi curiosidad todo aquello que es distinto a lo que conozco y lo respeto! pero pido el mismo respeto para mi diversidad...para mi cultura y mi tradición que, entre otras muchas, tiene una riqueza grandiosa: existe y no exige a nadie su cumplimiento.

Dejadme que termine con una reflexión quizás errada o cuando menos exagerada pero...si no recuerdo mal hay algún método científico que se basa en iniciar la investigación partiendo de hipótesis aparentemente descabelladas...:

Si viésemos a un hombre llevar a una mujer atada por la calle ¿defenderíamos que hay que respetar su estilo de vida? en cambio sí asumimos que lleven a sus hijas y mujeres un paso por detrás de ellos, tapadas con un velo...Defendemos el derecho a abortar de las niñas de 16 años y el derecho de unos padres a cubrir la cabeza de su hija con un velo...pensadlo por un momento: en España, tú, padre español, podrás ver a tu hija de 16 años decidir sola si aborta o no; en la misma España, tú, padre musulmán de donde quiera que seas, podrás poner a tu hija un velo tras su primera menstruación sin que ella pueda decir "esta cabeza es mía".

7 comentarios:

  1. Como de costumbre, acertadísima visión. Por cierto, mira si hay historia en España, que mi avatar es el escudo de la Corona de Castilla... ¡en la Catedral de Santiago de Compostela! Es decir, mucho antes que Franco, Negrín, Azaña, Carrillo...

    ResponderEliminar
  2. Creo que el velo islámico ha de ser un tema transversal, es decir que la opinión que uno tenga ha de ser independiente del color político.

    Berta, mi discrepancia fundamental contigo está "en la mayor". Para mi el velo islámico es un asunto que trata de la libertad individual y religiosa.

    Precisamente, porque para mi de lo que se trata es de la libertad individual, estoy totalmente en contra de lo que ocurre en Cataluña, según la versión de Pilar Rahola anoche en La Noria. Contaba que en Cataluña se obliga a las niña a partir de cierta edad a ponerse el velo. Se las presionaba en tiendas donde sólo vendían sus productos a la mujeres que llevaban el velo islámico puesto. Y muchas chicas se ponía el velo cuando pasaban cerca del imām y se lo quitaban cuando se alejaban de él.

    Lo que defiendo es la libertad de usar el velo, si personalmente así lo deseas, sin ninguna imposición por parte de ningún familiar, religión o entorno. Creo que en Europa es posible esa libertad de elección y por desgracia ésta no es posible en la mayoría de los países islámicos (he oído que en Kuwait si es posible).

    Respecto a su uso en los colegios, creo que estos tienen derecho a imponer las normas de vestimenta que consideren adecuadas. El que no debe meterse en la autonomía de los centros son los gobiernos. Considero que éstos no deben legislar al respecto. Dado que la Comunidad de Madrid, dispone de una variedad de colegios suficiente para poder respetar todas las costumbres y sensibilidades no creo que en la misma, este asunto deba ser un problema.

    Para terminar insisto, lo que estoy en contra es de de toda imposición en un sentido u otro. Estoy a favor de la libertad de cada persona a tener sus creencias y ser libre para tomar sus propias decisiones.

    ResponderEliminar
  3. Estimada Berta:
    No en todos los lugares puedes elegir llevar o no llevar velo. Sin ir más lejos, en Turquía, no se permite llevar velo en las instituciones públicas, como por ejemplo la Universidad. Y eso que es un país islámico. Hace años conocí a una profesora de literatura turca, de Ankara, que se quejaba amargamente de la presión y el sometimiento al que se veían sometidas tantas y tantas mujeres musulmanas en su país y del precio que ella misma tenía que pagar por rebelarse contra unas normas que subyugan y esclavizan a la mujer.
    Lo peor de todo este asunto es la utilización política que están haciendo los partidos, sin atreverse a dar un paso adelante y legislar sobre este tema. ¿Qué pasará el día que una chica quiera ir con velo, el colegio no lo permita, y no haya otro centro cercano en el que poder proseguir los estudios? ¿Qué solución darían? ¿Estaría el derecho individual por encima del derecho de autonomía de los centros?
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  4. Jose María, agradecerte una vez más, no sólo tus visitas a este blog sino tus aportaciones a él:

    Vemos, este asunto del velo con enfoques diferentes y lo analizamos con diferentes perspectivas, es inevitable que lleguemos al final a distintos lugares: tu lo ves desde la esfera individual y como un derecho personal...podría tomar tu enfoque...si no estuviésemos hablando de niñas, no deciden ellas desde su libertad, es su libertad la que se ve anulada por el velo, o mejor dicho, por quien las obliga a llevarlo.
    Por otra parte, dices que el tema debe ser transversal, es decir, independiente del color político...totalmente deacuerdo, claro que para mí todos los temas son transversales, incluso el color político...
    Nos twitteamos!

    ResponderEliminar
  5. Marina, gracias también a tí por tus aportaciones a este blog, me encanta tenerte de visita, ya lo sabes...

    Pones el acento en un tema puntilloso, el derecho individual versus el derecho de autonomía de los centros, es decir, la libertad individual versus la colectiva...pero diría enmarcaría aún más la disyuntiva: el derecho individual ¿de quien? a la niña le puede gustar o no llevar el velo, pero no es su decisión, es una imposición; y respecto a la autonomía de los centros...ya que la educación pública la pagamos todos y todos tenemos los mismos derechos y obligaciones según la Constitución ¿no debería el estado decir algo al respecto?

    ResponderEliminar
  6. Nos hallamos ante una trampa segura en el debate, porque nuestra idea de la libertad es fácilmente engañada: si la defendemos en favor de quien lleve velo por voluntad propia conculcamos el derecho de las personas atrapadas en un entorno social hostil a su forma de pensar.

    La solución no es fácil, pero si no la hallamos nos convertiremos en una amalgama insoluble de gettos culturales. Y con esto me refiero a todas las culturas.

    Felicidades por tu artículo.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu visita, Alejandro y por enriquecer este blog con tus aportaciones...
    Efectivamente el debate va con trampa, y la trampa no es otra que entender la libertad como un derecho universal ilimitado e infinito...vivimos en sociedad y por lo tanto nada es ilimitado ni infinito, la libertad e unos comienza donde termina la de otros y la delgada línea que separa unas de otras se llama respeto... El problema viene cuando asumimos que hay que legislar sobre el respeto porque no somos capaces de darlo con la misma facilidad que lo pedimos...

    ResponderEliminar