martes, 9 de febrero de 2010

¿HABLAMOS DE CONFIANZA?

Oigo hablar a Zapatero de confianza y me quedo enganchada a la televisión, sin pestañear si quiera, con el alma en vilo y el corazón en un puño....¡¡sí!! ¡¡casi lo ha pillado!! venga!! qué casi tiene la idea! y luego fiasco........él confía..., perdonadme la expresión pero ¡manda huevos!
Y es que la clave, o al menos una de ellas, es esa: por una parte la capacidad de España y sus políticos (y ojo que digo políticos, no sólo gobierno) de generar confianza y por otra parte la capacidad de los españoles, es decir, NOSOTROS, de generar confianza... Acepto que los gurús no existan pero los líderes........que aparezca uno, si no existe que lo pinten o se lo inventen si hace falta, pero necesitamos que alguien asuma el reto de dirigir el país con solvencia y seguridad con el apoyo mayoritario de los españoles. Ahí es nada lo que pido...
Escribo esto absolutamente convencida de que lo que digo no es demagogia barata; pensadlo un momento.....¿cuándo habéis sido más productivos en el trabajo? ¿cuándo han confiado en vosotros o cuándo érais uno más? no se vosotros pero la manera de incrementar mi motivación, implicación y dedicación en el trabajo es demostrar confianza en mi, me parece una responsabilidad fantástica que la gente confíe en que yo pueda sacar adelante según que cosas y hago lo que sea necesario, no sólo para no defraudarles, sino para superar su expectativas. Por cierto, el hecho de ver que hay alguien que se ha animado a seguir este blog supone una de esas inyecciones de confianza....
También he visto desde el aterrizaje de la crisis en nuestras vidas, con la llegada de los ERE y despidos que no salen los más incompetentes, a veces salen los últimos en llegar, a veces los más baratos.......pero casi siempre salen aquellos en los que menos se confía.
Y me voy más atrás, recordad la tierna infancia, qué os motivaba más, qué os animaran, qué os dijeran que podíais llegar, que podíais hacerlo, qué podíais conseguirlo o que os dijeran ¡total para qué! eres demasiado alto, demasiado bajo, demasiado lento, demasiado tonto........
Otro ejemplo, los deportistas, el apoyo de los aficionados les hace sacar a menudo fuerzas de donde ya no las tienen.
Si en un entorno reducido, como un equipo de trabajo en una empresa, se pierde confianza, las sinergias por las que  un equipo de cinco parece de diez se diluyen ¿qué no pasará elevando esto a la macroeconomía y la política?

No hay comentarios:

Publicar un comentario