sábado, 6 de febrero de 2010

De idiomas va la cosa

Esta semana hemos estado a vueltas con el tema linguístico debido a que un grupo de mentes iluminadas se dedica, en Cataluña, a denunciar a todos aquellos comerciantes que vulneran la ley al rotular sus negocios únicamente en castellano...
Echo la vista atrás y simplemente concluyo: no entiendo nada...
No voy a hablar de Cataluña ni del País Vasco porque hay quien puede hacerlo con mucho más conocimiento de causa que yo, pero sí puedo hablar de Galicia, mi tierra.
Tengo 35 años y viví allí hasta los 26, aún ahora mis vínculos con Galicia son enormes, familia, amigos, mar.........
No recuerdo haber aprendido gallego, simplemente lo hablaba igual que podía hablar castellano; luego en el colegio lo estudié como estudié castellano y aprendí a hablarlo con mayor corrección. Aprendí el himno gallego, maravillosa letra de Eduardo Pondal, descubrí que el gallego fue, allá por tiempos de Alfonso X el sabio, el idioma de la cultura y leí sus famosas cantigas. Aprendí a leer, a entender y a amar a Curros Enriquez, Rosalía de Castro, Castelao...por nombrar sólo a los que a mi me parecen los más grandes...
Luego llegó la época en la que se impartían en gallego, además de lengua y literatura gallega, un par de asignaturas...y ya entonces no entendí demasiado como, en una ciudad como Ferrol llena de marinos y militares de distintas partes de España, complicábamos así la vida a sus hijos... Y todo esto en El Ferrol, en tiempos, El Ferrol del Caudillo que ya tiene guasa la cosa...pero lo peor estaba por llegar.
Vino después la Universidad, en A Coruña, Filología, en mi caso inglesa pero obviamente compartíamos facultad con otras especialidades (hispánica, por ejemplo). Siempre he pensado que no puedo ser filóloga inglesa sin conocer también mi propia lengua, cultura y raíces por lo que asignaturas optativas y de libre configuración de la rama hispánica y gallega formaron parte de mi curriculo universitario. Conocí entonces a los lusistas y os prometo que pensé que estaba perdiendo la cabeza......resumen: su teoría es que la Real Academia de la Lengua Gallega ha aprobado como Gramática Gallega un texto españolizado pués un español puede, sin hablar gallego, entenderlo en gran medida. Para solucionar esto lo que hacen es adoptar formas linguísticas portuguesas negando de este modo la evolución del gallego como lengua... Y estos personajes eran profesores de universidad pagados por el herario público hablando en las aulas un idioma que no existe...
Luego, qué curioso, para tener un futuro profesional llegó el traslado a Madrid. Mi marido y mi hijo son madrileños, me siento bien en esta ciudad a pesar de las zanjas, atascos...
Y pensando en todo esto siento una inmensa pena: Galicia, tierra de emigrantes, intentando pertecharse en el terruño abrazada a su bandera...Galicia, tierra de peregrinos, poniendo trabas a quien allí llega, no como turista, sino a quedarse un poco más...la Galicia histórica con sus murallas romanas, su Torre de Hércules, sus castros celtas, sus paraísos naturales como las Fragas del Eume o los Cañones del Sil, con riqueza gastronómica, sus vinos...dirigida por una banda de insensatos como ha sido el gobierno del PSOE y el Bloque hasta hace nada, y por un grupo de acorbardados que es ahora el gobierno del PP.
Quiero hablar y escribir y que me entienda cuanta más gente mejor, quiero escuchar y entender a cuanta más gente mejor.......quiero compartir lo rico de la gastronomía, el entorno natural, la arquitectura, los restos arqueológicos, la literatura y el idioma de mi tierra; quiero empaparme de todo esto y más de todos los rincones del mundo que tenga la suerte de poder visitar.
Yo he tenido la suerte de vivir en distintos sitios en España y en alguno fuera, quiero que mi hijo vaya más allá, que pueda diseñar su futuro según quiera, que no tenga barreras...ni mucho menos las linguísticas.
Es sencillo, sólo hay que recordar que la libertad de cada uno termina donde empieza la del otro, en eso consiste el respeto, en no invadir la libertad del otro.
Mantengo mi costumbre de terminar con una pregunta ¿hay vuelta atrás, tiene esto solución? ¿recordaremos algún día lo que es la cultura y aprederemos a amarla y compartirla?

1 comentario:

  1. La solución sería entender aquello que dijo en una reciente conferencia Fernando García de Cortazar:

    "Las lenguas son vehículos de comunicación".

    ResponderEliminar